EL BLOQUEO YANQUI AFECTA AL DEPORTE CUBANO


Desde hace casi 60 años el pueblo cubano sufre día a día las afectaciones del criminal, brutal y genocida bloqueo económico, financiero comercial político y social que 11 administraciones de los Estados Unidos  aplican contra la Mayor de las Antillas.

For almost 60 years, the Cuban people have suffered from day to day the effects of the criminal, brutal and genocidal economic, financial, political and social commercial blockade that 11 administrations of the United States apply against the Greater Antilles.

No hay sector que en las últimas seis décadas no haya sufrido el impacto del ilegal cerco que ha costado vidas humanas  heridas y enormes pérdidas materiales  a Cuba.

El deporte cubano no está exento  de ese castigo inmoral del Imperio yanqui que abarca del asesinato de los jóvenes esgrimistas que viajaban en el avión  siniestrado en Barbados, y cuyos familiares claman aún por la justicia, hasta prohibiciones  de todo tipo  de intercambios en esta esfera.

Incluso el despotismo del gobierno estadounidense llega al límite de negar la entrada de los atletas entrenadores y directivos del deporte cubano a eventos oficiales programados por las federaciones internacionales, y más recientemente en un nuevo acto hostil se obliga a los representantes antillanos a solicitar visas de entrada a la nación norteña en terceros países, con lo cual se incrementa los gastos para el deporte cubano.

En el aspecto económico las pérdidas crecen significativamente por los gastos en el mantenimiento de la cultura física y el deporte, cuando hay que emplear entre 30 y 40 por ciento por encima para poder adquirir  en terceras naciones de implementos, vestuarios y otros útiles  que danzan también al vaivén del mercado.

 Algunos ejemplos de la creciente  arremetida del gobierno de Donald Trump contra se aprecian en el hecho que entre  abril de 2018 y marzo de 2019, las consecuencias del Bloqueo Económico, Comercial y Financiero crecieron diez veces respecto al período anterior, según cálculos especializados que aún pueden resultar conservadores.

Según el periódico digital Jit, las mayores afectaciones se concentraron en la gestión de Cubadeportes S. A., Empresa Comercializadora del Instituto Nacional de Deporte, Educación Física y Recreación, (INDER), las áreas de aseguramiento y actividades deportivas del organismo central, el Instituto de Medicina del Deporte, el Proyecto Marabana-Maracuba y el Laboratorio Antidoping de La Habana.

Por otra parte persiste  la prohibición de acceder directamente a marcas estadounidenses como Louisville, Wilson, Xbat, Rawlings y Easton, cuyos artículos son de uso obligatorio según establecen varias federaciones internacionales.

Para la Serie Nacional  en curso la compra de las guantillas Rawlings se adquirieron con un sobreprecio de 5 293.80 dólares, mientras la compra de bates de madera para el béisbol, marca Marucci, se hubiera realizado en Estados Unidos se habrían ahorrado 5 448 dólares.

Otro de los múltiples  actos  está en que el Laboratorio Antidoping de La Habana no pudo realizar el análisis de unas cinco mil muestras por la imposibilidad de adquirir los  reactivos en el mercado estadounidense, a la vez continuaron las dificultades para el intercambio académico y científico entre universidades de Cuba y Estados Unidos.

No pudieron importarse desde ese país una serie de medios necesarios para mejorar la infraestructura de los centros formadores de atletas y docentes, a decir tecnología, medicamentos, recuperantes, implementos y bibliografía.

En ese contexto se intensificaron las acciones enemigas para la contratación individual de los especialistas cubanos, lo cual drena las reservas profesionales del país y genera pérdidas financieras anuales estimadas en 8 millones de dólares.

 En tanto Las restricciones de viajes a Cuba, como resultado de la política estadounidense, supusieron para Cubadeportes S. A. la disminución de ventas por valor de 2,5 millones de dólares. 

También el equipo Leñadores de Las Tunas no accedió a los 72 mil dólares reservados al segundo lugar de la Serie del Caribe 2019, al no poder asistir en calidad de miembro pleno de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe, igual suerte ocurrida al jardinero Alfredo Despaigne y el lanzador Lázaro Blanco imposibilitados de recibir el premio de 5 mil dólares reservado a los integrantes del Todos Estrellas.

En otros de esos extremismos, la actual administración norteamericana deroga el acuerdo alcanzado por la Federación Cubana de Béisbol (FCB y la Major League Bassebal (MLB), tendente a evitar en el futuro las secuelas del tráfico ilegal de personas que tanto problemas y traumas ha dejados en numerosas personas.

La lista de hechos es inmensa,  resulta  imposible abarcarla todas en un solo trabajo, pero lo expuesto aquí es una parte importante de las acciones del Bloqueo yanqui contra una Cuba que no se rinde a los pies del Imperio.

Fotos.Internet

Esta entrada fue publicada en bloqueo, Cuba, deporte, Estados Unidos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s