EL MAL GUSTO IMPERA EN LA CASA BLANCA:


El actual inquilino de la Casa Blanca, y por supuesto Presidente de la mayor potencia a nivel mundial, el señor Donald Trump, suele a recurrir a las más absurdas de las acciones con tal de lograr deleznables propósitos.

The current tenant of the White House, and of course President of the greatest power in the world, Mr. Donald Trump, tends to resort to the most absurd of actions in order to achieve despicable purposes.

Es conocido la macabra idea que alienta desde que lanzó su candidatura presidencial, la de construir un muro a lo largo de la frontera sur de los Estados Unidos, según él vía por la llegan emigrantes de Centroamérica y México, quienes a su juicio son los portadores de la droga y la violencia en las ciudades norteamericanas.

Claro, para él no cuenta la historia de apropiación de una gran parte del territorio de la  nación de los mayas y los aztecas como algo propio de las guerras de rapiñas libradas por sus antecesores en el poder.

La cifra millonaria que exige Trump es no solo un fardo para los contribuyentes estadounidenses, sino en realidad construir semejante muro de contención no resolvería el problema porque las verdaderas raíces del mismo están en la propia sociedad norteña.

El congreso cuya cámara baja está en manos de sus adversarios políticos el Partido Demócrata han puesto freno a tan descabellada acción negando el desembolso    que pide el mandatario, lo cual ha creado que el ejecutivo decretará el cierre del gobierno federal que incluye el paro laboral de unas 800 000 personas, quienes desde el pasado mes de diciembre no han visto entrar a sus economías domésticas ni un solo dólar.

Sin embargo, Donald Trump se burla de todo y de todos, como lo singulariza el hecho ocurrido esta semana como lo refleja la AP y AFP al recibir, a los integrantes del equipo de fútbol americano universitario Clemson Tigers con pizzas, papa fritas y hamburguesas, para remarcar los actuales inconvenientes que trae el cierre administrativo federal.

En su habitual mal gusto Trump dijo que la pagó de su bolsillo, (…), “Es debido al cierre, como saben (…) muchas hamburguesas, pizzas, creo que preferirán eso a todo lo que podríamos haberles ofrecido”, dijo el presidente tras su llegada a la Casa Blanca después de un día en Nueva Orleans.

Lo cierto es que los medios de prensa, que están en contra o favor han hecho zafra con imágenes humorísticas en relación a la inusual cena palaciega.

Hasta donde llegara este dilema, nadie puede predecirlo, pero de prolongarse los principales perjudicados serán como siempre los que más tienen que perder, el pueblo el cual carga en sus hombros la pesada carga del desenfrenado Imperio.

Foto: Tomada de Internet

Esta entrada fue publicada en Estados Unidos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s