UN HASTA LUEGO SIMPLEMENTE.


Cuando un amigo se va, queda un espacio vacio…”, así  dijo el cantor y Félix Eugellés Soa, es de esos  seres humanos que jamás serán olvidados por quienes tuvieron el placer de conocerlo y disfrutar de la jovialidad que siempre le acompañó.

“When a friend leaves, there is an empty space …”, said the singer and Felix Eugellés Soa, is one of those human beings who will never be forgotten by those who had the pleasure of knowing him and enjoy the joviality that always accompanied him.

Félix Eugellés.

El pasado 10 de mayo, “Chaco”,  como era llamado por amigos y conocidos, nació en 1940  en la ciudad de Florida situada al oeste de la provincia de Camagüey, en medio de una familia donde varios de sus hermanos y él se dedicaron a jugar béisbol.

Debutó en las Series Nacionales de la pelota cubana  con el equipo Granjeros en la IV campaña de ese  clásico en el año 1965 sin embargo, más que a la ofensiva, apenas tres imparable en 20 turnos al  bate, o en la defensa como segunda base,  lo que más sobresalió en Eugellés fue su rapidez, lo cual no paso inadvertido, para los especialistas del atletismo cubano quienes desde las gradas del Latinoamericano vieron un talento a desarrollar.

Ni corto ni perezoso,  el pelotero dejó a un lado guante, pelota y bate y calzó los spike del atletismo para las carreras de 100; 200  y 4X100 metros planos donde rápidamente comenzó a buscar un lugar en la conglomeración de estrellas de esas especialidades en la Isla, Enrique Figuerola, Hermes Ramírez,  Pablo Monte, Juan Morales y Bárbaro Bandomo entre otros.

En el año 1966 asiste como parte de la delegación de la Dignidad  los X Juegos Centroamericanos y del Caribe que se efectuaron en San Juan, Puerto Rico, y junto a sus compañeros tuvo que enfrentar las agresiones de parte de elementos desafectos a la Revolución cubana, allí en la Isla del encanto participa en el relevo corto, que alcanza la presea de bronce.

Un año después 1967, nuevamente está con la escuadra del relevo en la posición de arrancada, pues su explosividad en la salida era aprovechada, en los V Juegos Panamericanos de Winnipeg, Canadá,  que obtiene la presea de plata con récord nacional para ese entonces de 39 segundos, dos décimas.

En ese propio ciclo olímpico que culminaría en México ´68 logra sus mejores registros en el hectómetros 10,2 y en los 200 metros planos 21,4 fue suplente del relevo corto que asistió a la cita estival mexicano.

Félix Eugellés, culminó su carrera deportiva en 1970, apenas cinco años en activo bastaron  para dejar una buena hoja de servicio en el campo y pista, experiencias que le valieron para su v ida laboral como entrenador en la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE) “Cerro Pelado” de Camagüey, donde fuimos amigo y compañero de labor, luego en la Base Nacional de Santiago de Cuba, en el Centro de Entrenamiento de Alto Rendimiento (CEAR) “Giraldo Córdova Cardín”, así como colaboraciones en Venezuela y México.

Con su partida física Félix Eugellés Soa, entró definitivamente al recinto sagrado de los hombres y mujeres que jamás serán olvidados.

 

Foto: Internet

Anuncios
Esta entrada fue publicada en atletismo, Camagüey, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s