AGRAMONTE CONTINÚA CABALGANDO EN LA HISTORIA


Importantes hechos del devenir histórico de la nación cubana, cumplen fechas de conmemoración durante el año en curso, sobre todo cuando el próximo Primero de enero de 2019 se arribará al aniversario 60 del Triunfo de la Revolución efemérides que sintetiza las luchas del pueblo por la libertad, la independencia y la soberanía.

La rebeldía de los aborígenes, los combates al filo del machete, las balas de justicia disparadas, la sangre derramada  forman  a lo largo del tortuoso camino un infranqueable recuerdo imposible de olvidar.

Important events of the historical development of the Cuban nation, fulfill dates of commemoration during the current year, especially when the next January 1, 2019 will arrive at the 60 anniversary of the Triumph of the Revolution ephemeris that synthesizes the struggles of the people for freedom , independence and sovereignty.

The rebellion of the natives, the fighting on the edge of the machete, the bullets of justice shot, the blood spilled form along the tortuous road an insurmountable memory impossible to forget.

En este trayecto  aparecen los 150 del levantamiento en armas de La Demajagua, fecha a celebrar el venidero 10 de octubre, ya transcurrieron 140 de la inmortal Protesta de Baraguá y serán 145 de la caída en combate del Mayor general Ignacio Agramonte y Loynaz, un día como hoy de 1873 en los Potreros de Jimaguayú, “también de cara al sol”.

Aquel diamante con alma de beso”  como lo definiera José Martí, reunió en su armazón de guerrero indomable  todas las virtudes que un hombre bueno puede atesorar.

El propio Héroe Nacional escribió: “… de Céspedes, el ímpetu y de Agramonte la virtud”.  El uno es como el volcán, que viene, tremendo e imperfecto, de las entrañas de la tierra; y el otro es como el espacio azul que lo corona. De Céspedes el arrebato, y de Agramonte la purificación. El uno desafía con autoridad como de rey; y con fuerza como de la luz, el otro vence”. Ese constituye su principal investidura,  que rebasa el tiempo, la vida o la muerte.

En Baraguá, cuando el otro adalid Antonio Maceo en nombre de todos los  cubanos era fuerza, determinación, convicción profunda y firmeza de espíritu expresó rotundo al general español; “No nos  entendemos” sintetizaba lo que en su momento Agramonte había pronunciará en el Paradero de las Minas el 26 de noviembre de 1868:

Acaben de una vez los cabildeos, las torpes dilaciones, las demandas que humillan: Cuba no tiene más camino que conquistar su redención, arrancándosela a España por la fuerza de las armas”.

Y  luego  en la hora en que el mambisado sufría las penurias y dificultades de la guerra el desaliento  en el campo insurrecto tomaba  tintes de traición, algunos se atrevieron a exponerle una paz sin independencia   y al preguntarle a El Mayor como ya era conocido Ignacio Agramonte acerca de los  elementos para continuar la guerra y como a seguir la lucha sangrienta, “…tú solo, careciendo de armas y municiones?” pausado, pero firme el hijo venerado del Camagüey  respondió “¡Con la vergüenza!”, y de regreso sobre su cabalgadura marcho de retorno a la manigua redentora acompañado de  sus tropa.

Cien años después de su prematura, impredecible y absurda muerte, Fidel castro Ruz, sensible intérprete de la historia patria recordaría aquellos y otros legados agramontinos, durante la conmemoración del luctuoso deceso, y lo calificaría de “grandes servicios prestados a la nación”.

Aquel 11 de mayo de 1973 en la misma plaza de San Juan de Dios, a donde llegó un siglo atrás el cuerpo inerme sin vida  de Ignacio Agramonte, sus enemigos aún temerosos  quisieron desaparecerlo en la llama y la ceniza que fueron esparcidas, se oyó la voz del trovador  decir: “Va cabalgando el Mayor con su herida,/y mientras más mortal el tajo, es más de vida/Va cabalgando sobre una palma escrita,/y a la distancia de cien años resucita.

Foto: Internet

 

Esta entrada fue publicada en Camagüey, Cuba, fidel c astro ruz, José Martí, revolución y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s