PATRIA Y BEISBOL


El presente año 2018,  llenó de memorables hechos históricos y  conmemoraciones como el aniversario 150 del inicio de la Guerra de Independencia y el 145 de la caída de Ignacio Agramonte y Loynaz, también tendrá otros momentos trascendentales de aquella incipiente nación.

This year 2018, filled with memorable historical events and commemorations such as the 150th anniversary of the beginning of the War of Independence and the 145th of the fall of Ignacio Agramonte and Loynaz, will also have other momentous moments of that incipient nation.

Entre esos instantes de gran significación está los 140 años del inicio del I Campeonato de Béisbol que se jugó en la isla, 29 de diciembre de 1878, deporte que llegó a Cuba en los albores del comienzo de la contienda bélica emancipadora y que los insulares acogieron como algo propio.

La iniciación de la pelota en el país, fue una expresión de rebeldía contra los modos y modas que provenían de la metrópoli, y como el criollo buscaba diferenciarse  de los españoles, además el juego de las bolas y los strikes que tuvo su origen en los estados Unidos, serviría como uno de los bastiones de la cultura de la resistencia para enfrentar as España primero, y a los propios norteamericanos después.

Por  eso  no resulta extraño que tanto en la Guerra de los diez años, como en la del ´95 muchos peloteros  destacados cambiarán bates y pelotas, por fusiles y machetes y entregarían sus vidas en los campos de batallas o sufrirán las más penosas condiciones en prisiones de ultramar.

Un ejemplo fue Emilio Sabourín  del Villar quien des muy joven, nació el cinco de septiembre de 1853 en La Habana, comenzó sus actividades patrióticas a la par que también se destacaba como pelotero. Durante la lucha emancipadora convocada por José Martí.

Sabourín fue detenido  el 15 de diciembre de 1895, encarcelado en la fortaleza de La Cabaña  y luego deportado al presidio de Ceuta, África, donde falleció en 1897. De él escribió Juan Gualberto Gómez, compañero de prisión: “…asistí a su agonía y nunca se borrará de mi mente el triste pero viril espectáculo del fin de ese hombre de alma estoica y corazón tierno…”.

Fueron varios   los que siguieron el camino de la lucha, alcanzaron grados y puestos militares por su destacada participación entre ellos  Alfredo Arango, quien llegaría a ostentar  el grado coronel ayudante del General Calixto García Iñiguez, Leopoldo y Pedro Matos, Ricardo Cabaleiro,  combatió en la tropa de Antonio Maceo y cayo con grados de capitán, Carlos Macia, José Dolores y Manuel Amieva, Agustín “Tinti” Molina, quien en el exilio contribuyó a la recaudación de fondos para la guerra, el camagüeyano  Gustavo Arostegui, oficial de artillería y muchos más.

El capital moral y ético de ese legado se mantiene contra todas las dificultades y prueba de ello fue cuando en el año 1961 los representantes de la mayor de las Antillas en el campeonato mundial que se celebraba en San José, Costa Rica, expresaron su determinación de regresar a la patria agredida y cambiar nuevamente bates y pelotas por las armas redentoras , pero la orden de combate fue la de permanecer en aquella trinchera y ganar esa contienda , que de los mercenarios se encargaría el resto del pueblo

La defensa del béisbol constituye para los cubanos más que su deporte nacional,  es reconocimiento de identidad, independencia y soberanía.

Foto: internet

Esta entrada fue publicada en béisbol, Camagüey, Cuba, deporte, Estados Unidos, historia, José Martí, revolución y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s