MARIO GUERRERO, OTRO AMIGO QUE SE NOS VA.


Impactante resultó recibir la triste noticia del fallecimiento del destacado actor, director y dramaturgo Mario  Guerrero Zabala  quien falleció en esta ciudad de Camagüey, victima de una penosa enfermedad.

Shocking was the sad news of the death of the outstanding actor, director and playwright Mario Guerrero Zabala who died in this city of Camagüey, victim of a painful illness.

Su amor por el mundo del teatro llegó en 1962 cuando ejercía funciones de instructor de danza en la localidad de Nuevitas  cuando fue atraído por el  grupo de titiriteros que dirigía Delia Morán, y con ellos comenzó a trabajar en el manejo de los muñecos.

En 1968 arriba a la otrora Villa de Santa María del Puerto del Príncipe  donde se adentra en la labor del teatro para niños, y luego fue designado  director del Guiñol de la provincia actividad a la cual dedicó buena parte de su vida, aún  después de jubilarse tuvo la necesidad imperiosa de volver a reencontrarse con la creación artística, como un hálito de vida.

Mario tuvo la suerte de encausar sus pasos en la antigua Unión Soviética, en el Instituto de Teatro, Música y Cine de Leningrado, donde se desarrolló académicamente  en una escuela de corte tradicional la cual lo marcó para toda la vida, sobre todo si de trabajar con y para niños se trata.

La grey infantil la consideró un público muy agradecido que no tiene pelos en la lengua y que dice la verdad pero a quienes  a través de las puestas en escenas  se les puede transmitir valores patrióticos  y universales.

Recibir el aplauso de un niño es una de las grandes alegrías que puede recibir un actor, pero como se sufre, cuando queremos montar una obra y no tener los recursos materiales indispensable para diseñar, confeccionar los muñecos, se convierte en una odisea, a veces insuperable.

A su paso por la vida, que se obstinó en arrebatarle la  muerte, Mario Guerrero consecuente con las ideas del Héroe Nacional de Cuba José Martí, en pago a lo aprendido ha contri buido a la enseñanza de los demás, por eso en   Nicaragua, Venezuela y en México,  conocen de esa otra cualidad humana de este gran hombre de la cultura cubana.

En su fructífera hoja de servicio al arte nacional, aparecen diversos y merecidos lauros  que le han sido entregadas como la son  Distinción por la Cultura Cubana, la “Raúl Gómez García” entre otros en el año 2003 recibió el reconocimiento de “De corazón titiritero”

Siempre le recordaremos por su entrega al deber cotidiano, que en su caso estaba en la escena, el teatro, dejando un legado  imposible de borrar, ni por el tiempo, ni por la memoria.

Foto: Otilio Rivero, (Tomada de Adelante)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camagüey, Cuba, cultura, teatro y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s