VENTANA AL MUNDO: ¿PAZ EN COLOMBIA?


La firma  de los Acuerdos de paz entre el gobierno de Colombia y la entonces FARC-EP, en la actualidad Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que tuvo a La Habana, Cuba, como  sede de la mesa negociadora y posterior rubrica definitiva en Bogotá, hecho tan deseado en ese país sudamericano, como en el resto del propio continente y el mundo, navega ahora por aguas turbulentas.

The signing of the Peace Accords between the government of Colombia and the then FARC-EP, currently Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, which had Havana, Cuba, as the seat of the negotiating table and subsequent final signature in Bogotá, made so desired in that South American country, as in the rest of the continent itself and the world, now navigates turbulent waters.

Silenciar las armas y abrir vías para el diálogo y las ideas, luego de 60 años de confrontación armada, con las secuelas de muertos, mutilados y desplazados, tiene la necesidad histórica de dar paso a la lucha política y pacífica en las urnas y que sea esa población la que decida sus destinos.

Sin embargo, a poco más de un año del trascendental acuerdo, el cumplimiento del mismo deja mucho que desear, pues el gobierno de Juan Manuel Santos ha permitido que los grupos paramilitares asesinen a líderes políticos, sociales, activistas de derechos humanos y a los propios integrantes de las Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común que depusieron las armas.

Más de 140 ex-guerrilleros resultaron asesinados en los últimos meses, mientras según un informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo de la Paz (Indepaz), al menos 23 líderes han sido asesinados durante el 2018, de los cuales cinco fueron perpetrados por el Ejército de Colombia, uno por grupos disidentes, mientras que el resto (17) aún se desconocen los autores.

En tanto esto sucede en sus propias narices el mandatario colombiano Juan Manuel, que tiene poco de Santos, prefiere mirar hacia otra parte e inmiscuirse en los asuntos internos  de países vecino, por más seña,  Venezuela, para hacerle el juego sucio al mandamás del norte en su afán de borrar todo vestigio de soberanía y dignidad a la nación bolivariana y chavista.

Santos, hizo de la paz en Colombia el eje fundamental de su campaña presidencial hace cuatro años, sin embargo de ella poco se ha visto, pues con la insurgencia del Ejercito de Liberación Nacional, (ELN), otro de los comprometidos ha dialogar en una mesa de negociación poco se ha logrado, y por su parte las Fuerzas Armadas Colombianas y los paramilitares siguen haciendo de las suyas en las zonas desocupadas por la actual Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

Mientras la campaña presidencial para las elecciones del venidero mes de mayo, continua y los candidatos tratan  de ganar el apoyo de los votantes, lo cierto es que la incertidumbre sobre la paz sigue n el centro de atención de la población que espera con ansiedad la llegada de ese día, donde todos puedan de una vez y por toda estrecharse las manos y mirarse sin odios, ni rencores y la justicia social se haga paso definitivamente.

 

Esta entrada fue publicada en Cuba, internacionales, latinaomérica, política y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s