LA HABANA, CAPITAL DEL JAZZ.


De izquierda a derecha Gonzalo Rubalcaba y “Chucho” Valdés

Quien me hubiera dicho hace más de cuatro décadas atrás cuando próximo a la media noche me empeñaba en sintonizar, no sin dificultades la emisora CMBF Radio Musical para escuchar las propuestas que Horacio Hernández hacia del universal genero nacido en New Orleand, el jazz,  en “La Esquina del Jazz “  algo que parecía raro en el ambiente de la época.

Who would have told me more than four decades ago when near midnight I was trying to tune in, not without difficulty, the CMBF Radio Musical station to listen to the proposals that Horacio Hernández made towards the universal genre born in New Orleand, jazz, in ” The Jazz Corner “something that seemed strange in the atmosphere of the time.

HERBIE-HANCOCK

Sin embargo, la voluntad y el tesón de muchos fueron más poderosos que la terquedad de los pocos, y la música de los músicos fue abriendo brechas al entendimiento y sumando adeptos como ejecutantes o los que disfrutan la espiritualidad y libertad expresiva en cada acorde o melodía.

Por eso este 30 de abril se convirtió en un día muy especial Cuba, La Habana, en representación de toda la nación vestía sus mejores galas para celebrar el Día Internacional del Jazz, como lo designo la Organización de Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y laCultura (UNESCO).

El concierto conmemorativo fue de lujo más de 50 músicos proveniente de los cinco continentes se dieron cita en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso” para llevar un mensaje global de paz, amistad y solidaridad.

En la misma apertura del espectáculo las más de dos mil almas presentes en el recinto y los millones de decenas de países que lo siguieron a través de la televisión quedaban convencidas que los lazos históricos entre el jazz y la música afrocubana estaba sellada indisolublemente.

En la escena Oscar Valdés una voz y un dominio de los instrumentos de origen africano que hizo recordar aquel encuentro entre el genial percusionista cubano Chano Pozo y el maravilloso e innovador trompetista norteamericano Dizzy Gillespie que tras los rezos al oricha (deidad) Chango dueño del tambor, daba paso a la pieza titulada “Manteca” con el respaldo de una banda multinacional que se encargó de ese primer momento especial.

Gran descarga final.

Resulta complejo referirse a cada instante de ese trascendental concierto por la calidad interpretativa de los artistas envueltos en el, pero fijemos otros dos momentos más de entrañable hechizo la actuación de la estadounidense Esperanza Spalding excelente vocalista y contrabajista de altos vuelos junto a Bobby Carcassés uno de esos seres iluminado a quien hay agradecerle también una parte de esta historia cuando contra viento y marea fue uno de los organizadores de los Festivales de Jazz Plaza, ambos hallaron magia para entregar una interpretación brillante.

Luego él reencuentro en un escenario de dos virtuosos del piano “Chucho” Valdés, quien cada día toca mejor, si eso fuera posible y un representante de una generación posterior a la del creador del grupo Irakeres, Gonzalito Rubalcaba, y de sus respectivos teclados dar una versión personalísima de la obra ” Blues Monk” de Thelenius Monk en el centenario de este afamado músico norteamericano.

Antes otros genio de ese instrumento Herbie Hancock, junto a Marcus Miller se había encargado de enardecer la sala para al final del programa en una comunión con el legado de paz y solidaridad al evocar todos la figura de John Lennon a través de la pieza “Imagine” que devino en una despedida a rimo de la inmortal “Guantanamera” de Joseito Fernández.

Apenas fue poco más de dos horas en que el jazz demostró plenamente que no tiene fronteras, que su lenguaje es universal, para Cuba fue una tarde-noche donde pasaron por la memoria histórica nombre imprescindible en este hecho, desde Mario

Bauza,”Machito”, Chico O’Farril, Chano Pozo, pasando por Guillermo Barreto, Frank Emilio Flyn, “Cachaíto” López, “Tata Güines”, Armando Romeu, Felipe Dulzaides, Jorge Varona, Leonardo Acosta, hasta Emiliano Salvador, todos ellos y muchos dieron y dan vida a esta forma de expresar la música y la vida misma

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, cultura, música y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s