REQUIEM POR LOS OLVIDADOS.


En la película “La muerte de un burocrata” junto a la actriz Tania Alvarado.

Como reza el refrán del polvo venimos todos y allí regresaremos,  Gaspar de Santelices fue un buen camagüeyano que triunfo en las tablas de los escenarios del país enfrentó todos los medios, el teatro, la radio, la televisión y el cine, y termino sus días en la tierra que lo vio nacer.

As the saying goes of the dust we all come and there we will return, Gaspar de Santelices was a good Camagüeyan who triumph in the tables of the country scenarios faced all the media, theater, radio, television and cinema, and ended his days In the land that gave birth to him.

Fue hacia finales del año  1912, el dos de diciembre, cuando nació en la otrora Villa de Santa María del Puerto del Príncipe. En los años ´40 del pasado siglo XX asume la decisión de ser actor y marcha hacia la capital cubana donde realiza incursiones en el mundo escénico

Los inicios en la actuación reaultaron en el entonces Teatro Universitario de La Habana, allí actuaría en las puestas de las obras, Los caprichos de Mariana, dirigida por Ludwig Schajowicz en 1943; y  Cándida, obra de George Bernard Shaw, montada en 1947 por Reynaldo de Zúñiga.

En el año 1943 siendo integrante del Patronato del Teatro  forma parte del reparto actoral en  Salomé, Oscar Wilde, y Calle del Ángel, dirigida ambas por Amado Blanco  y en 1947 estrena la obra El chino, dirigida por Carlos Felipe al frente del grupo Abad

Su paso por las tablas lo lleva a trabajar bajo la dirección de Antonio Vázquez Gallo en  Medea, compartiendo actuaciones con Violeta Casal en el protagónico femenino y en Un marido ideal y Una mujer para dos, dirigidas ambas por María Julia Casanova.

Pero su gran prueba con la puesta en escena del personaje de Orestes b en el estreno de ese paradigma del teatro nacional  Electra Garrigó, escrita por Virgilio Piñera, bajo la dirección de Francisco Morín. También trabajaría al lado  Raquel Revuelta.

Ya en 1955 interviene en la Luz que agoniza, puesta en escena con dirección de Luis Amado Blanco. Actúa junto a Rita Montaner en la obra Mi querido Cahrles, presentada en el teatro Hubert de Blanck con dirección de Reynaldo de Zúñiga.

Son recordadas sus presentaciones en los  Teatro ICRT,  en los años ´60 entre ella, La ópera de los tres centavos, con Ramón Veloz, Maritza Rosales, Verónica Lynn, Marta Martínez Casado, Luisa María Güel, Bernardo Menéndez y Juan Bradman.

Su paso por el séptimo arte a trabajar en 1942 en La que se murió de amor, bajo la dirección de Ángelo Hernández, mientras que para  1950 está en la película  Siete muertes a plazo fijo, uno de los filmes antológicos de la primera mitad del siglo XX cubano.

El gran director cinematográfico Tomás Gutiérrez Alea, lo convoca  para desempeñar un papel en el filme La muerte de un burócrata, donde comparte escenas con Salvador Wood, Manuel Estanillo, Silvia Planas, y Tania Alvarado una suerte de humor negro, donde Santelices sobresalió en su papel de burócrata.

De regreso a su tierra natal Gaspar de Santelices fallece en el año 1983, dejando una extensa hoja de servicio al arte y la cultura nacional. Fallece en Camagüey  en el año 1983 a la edad de 71 años..

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camagüey, cine, Cuba, cultura, teatro y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s