El IMPERIO GLOBAL


Después de finalizar la II Guerra Mundial, los Estados Unidos de América que apenas tuvieron grandes secuelas en bajas, mientras su maquinaria bélica e infraestructura productiva quedaba prácticamente intacta, se erigieron en la principal potencia económica, y por ello en la mayor fuerza política y militar del planeta.

After the end of World War II, the United States of America, which barely had major casualties in casualties, while its military machinery and productive infrastructure remained practically intact, became the main economic power, and therefore the greatest political and military force Of the planet.

Este ascenso al poderío global fue posible gracias a que los otros imperios, Gran Bretaña y Francia, quedaron maltrechos tras la guerra, los otros países capitalistas como Alemania y Japón, junto a Italia fueron los grandes perdedores, naciones en ruinas.

Por su parte la Unión Soviética, que había realizado la mayor contribución en vidas humanas, 20 millones de fallecidos, además de tener que transformar casi toda su incipiente industria a la producción militar, tampoco podía competir en igualdad de condiciones con los estadounidenses.

A estos se sumaron otras tensiones como fue el lanzamiento de la bomba atómica contra Hiroshima y Nagazaki, el inicio de la guerra fría, el discurso incendiario de Winston Churchill, en Fulton, Missouri, y el conflicto armado en la península coreana entre otros acontecimientos ocurridos en esa etapa.

En tanto los Estados Unidos comenzaron a capitalizar esa hegemonía con la creación de mecanismos, en distintas épocas, que le reportaron los beneficios deseados, por ejemplo políticamente, la Organización de Naciones Unidas, (ONU), la Organización de Estados Americanos (OEA), para reforzar el dominio en su espacio vital, otros de corte económico como el Fondo Monetario Internacional, el (FMI) y desde el punto de vista militarla Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) con el claro objetivo de cercar a la antigua URSS y a los emergentes países socialistas de Europa del Este.

Sin embargo, el planeta fue otro bien distinto después de la II Guerra Mundial, los movimientos de liberación en América Latina comenzaron a sentirse, en especial el Triunfo de la Revolución Cubana, Argelina, así el proceso de descolonización en el Continente Africano, con los cual países como Francia, Gran Bretaña, Holanda e Italia trataban de conceder la independencia, pero manteniendo el control político, económico y sobre los recursos naturales de esas regiones y por supuesto la guerra en Vietnam marcaron los años ’60 del pasado siglo XX.

También con el pretexto de combatir al terrorismo y el narcotráfico han llenado a todo el orbe de bases militares, mientras sus agentes de la Administración para el Control de Drogas (Drug Enforcement Administration), DEA interpretan el papel de actuar contra los narcotraficantes de quienes en no pocos casos son aliados vía expedita para controlar a gobiernos en Latinoamérica y el Caribe.

Otros instrumentos son más sutiles como los llamados Cuerpo de Paz, desplegados por todos los confines de la tierra cuya verdadera intención era desarrollar un proceso de desculturización de los pueblos a fin de que les fuera más fácil su penetración ideológica llevando como mensaje el modo de vida americano, lo cual tuvo su mayor resonancia en el periodos del llamado fin de la historia y auge del neoliberalismo, ese mismo que ha llevado a la humanidad en muchas partes a un callejón sin salida.

En esos y otros acontecimientos, hasta nuestros días, están involucrados los Estados Unidos en su posición de gendarme internacional a un extremo de que la economía global está asfixiada, con deudas impagables y alrededor del 1 % de la población del planeta percibiendo los beneficios financieros, mientras el resto se sume en la pobreza.

Ante esa situación el actual presidente norteamericano Donald Trump, trata de cambiar las reglas del juego trayendo hacia dentro del país un mayor proteccionismo que según él permita más empleos para los ciudadanos estadounidenses, no obstante a esas proyecciones “almibaradas” del nuevo inquilino de la Casa Blanca, también ha dicho que solicitará al Congreso la aprobación de 54 mil millones de dólares, para el año fiscal 2018, par gastos militares y de seguridad, lo cual es un incremento del 9 % en relación al actual presupuesto.

En circunstancias como las presentes resulta bueno recordar que Trump, al igual que lo fue Barack Obama, o los mandatarios que los antecedieron en la oficina oval de la sede de gobierno, son solo la cara visible del poder, los hilos se mueven detrás de ellos por quienes ostentan la verdadera fuerza,  los halcones del Complejo Militar Industrial  y  Wall Street.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, internacionales, revolución y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s