VENTANA AL MUNDO: COLOMBIA, LA PAZ Y LA OTAN,


VENTANA AL MUNDOMás de 50 años de enfrentamiento armado no ha llevado a las partes beligerantes a un triunfo sobre su adversario, pero si ha dejado a un gran perdedor, el pueblo colombiano el cual es el principal contribuyente de las víctimas del conflicto.

More than 50 years of armed confrontation has not led the belligerent parties to a triumph over their adversary, but it has left a great loser, the Colombian people who are the main contributor of the victims of the conflict.

Tras muchos intentos por alcanzar la paz, los cuales no estuvieron exentos del sabotaje de la oligarquía y de gobernante corruptos al servicio del imperio, al fin la administración del presidente Juan Manuel Santos y los movimientos guerrilleros, la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) encontraron el camino del diálogo, el cual ha estado empedrado.

Sin embargo, a pesar de los inconvenientes existentes y después de cuatro largos años de conversaciones se logró el acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC-EP y se dan los pasos iniciales para hacerlo de manera publica con el ELN lo cual ojala no demore tanto tiempo como el anterior.

El origen de la beligerancia hay que buscarla en aquello que escribió José Martí en su famosa carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado donde se refirió a la necesidad que existía de lograr la independencia de Cuba para impedir a tiempo que los Estados Unidos se extendiera con esa gran fuerza por las Antillas y cayera sobre los pueblos de América.

Aquel llamado martiano no logró en su tiempo la resonancia necesaria, en buena medida por la prematura muerte del Apóstol de cara al sol en los   brazos de la patria agradecida.

Los gobiernos que sucedieron en norteamérica no solo intervinieron en Cuba, sino también se apoderaron de Puerto Rico y las Filipinas en Asia y se expandieron por las distintas naciones del Río Bravo a la Patagónia imponiendo su voluntad imperial y asegurando para su  naciente capitalismo los recursos naturales, petróleo, minerales y enormes extensiones de tierra para la explotación agrícola, plátano, café, la caña de azúcar, entre otros de esos países pobres y exportando hacia la región las costumbres y decadencia de un mundo superfluo.

“En cuanto al conflicto político actual, comenzó en la década de los 60 con la aparición de las guerrillas (principalmente las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional), fruto de la exclusión social y política, la distribución desigual de las tierras, y la injusticia social. En Colombia existen aproximadamente alrededor de unos 140 grupos de los cuales la mayoría están siendo financiados por el narcotráfico”.

“Los paramilitares, a los que se les atribuye una gran proximidad a los latifundistas, son los responsables principales de la subida del número de las violaciones graves de los derechos humanos en el año 1999. Una y otra vez, muchas personas fueron torturadas y mutiladas por fuerzas paramilitares antes de que los asesinaran, siempre los civiles desarmados resultaron los mas afectados”.

Colombia, cuyos grandes recursos se concentran en una producción cafetalera de la más alta calidad a nivel mundial y otras producciones provenientes de la tierra provocaron las primeras luchas llevadas a cabo por los campesinos, agravado por la ausencia de una Reforma Agraria que beneficiará a los humildes.

Han transcurrido casi seis décadas del inicio del conflicto que al parecer desde el plano interno encontrará solución y las fuerzas insurgentes podrán convertirse en movimientos políticos de cara al futuro.

No obstante, la paz en la región que fuera refrendada por los Jefes de Estado y de Gobierno en enero de 2014 durante la II Cumbre de la Comunidad de Estados y Caribeños en La Habana, (CELAC) ve crecer una nube belicista en Colombia ante la posible alianza de este país con la Organización  del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) conglomerado de dudosa reputación dado los crímenes cometidos en su historia, lo cual introduce un acorde disonante en momentos en que la humanidad busca poner fin a las guerras, el terrorismo, las migraciones forzosas y otros males.

La unidad entre los hombres y mujeres de la tierra es el único camino posible que permita salvar a la especie humana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, internacionales, latinaomérica, política y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s