DE LA HABANA A RÍO DE JANEIRO (28)


Los XXVI Juegos Olímpicos fueron secuestrados por la ciudad norteamericana de Atlanta con el dinero que corrompió el sentido del honor de varios integrantes de la máxima organización deportiva global que la designó como sede del magno evento.

The XXVI Olympic Games were kidnapped by the US city of Atlanta with money corrupted the sense of honor of several members of the maximum global sports organization designated as the seat of the great event.

La víctima de aquella afrenta resultó Atenas, Grecia, la urbe fundacional en que resurgieron las citas estivales bajo las ideas del Barón Coubertein, anhelo de la humanidad.

Atlanta, capital del Estado de Georgia, acogía por segunda ocasión el béisbol como parte del programa oficial de las olimpíadas y nuevamente Cuba participaba en la justa donde volvía a conquistar la corona en calidad de invictos, aunque con mayor oposición de los rivales, reflejado en los marcadores de cada partido.

Los triunfos cubanos fueron ante Australia, 19-8; vs Japón 8-7; contra Antillas Holandesas, 18-2; frente a Coreas del Sur, 14-11; derrotaron a Italia, 20-6; vencieron a Estados Unidos, 10-8; y le ganaron a Nicaragua, 8-7.

En semifinales tuvieron de adversario nuevamente a los nicaragüenses, aunque esta vez el triunfo fue más holgado ocho carreras por una, mientras que en la final superaron a Japón 13 anotaciones por nueve, en ese desafío Omar Linares disparo tres cuadrangulares con la característica que fue uno por cada jardín. En total fueron ocho los batazos de vuelta completa para los caribeños.

El rendimiento ofensivo en la competencia estuvo desbordado con promedio de 13,1 carreras anotadas por juego, 15,6 imparables y 4,2 jonrones por juego, lo cual habla muy claro de la buena preparación que tuvieron los bateadores de Cuba para esos Juegos Olímpicos a la igual que la defensa al solo cometer 0,67 errores por partido.

Sin embargo el talón de Aquiles en esa justa resultó el pitcheo que permitió 6,5 carreras por choque celebrado justificado por que en ese momento el cuerpo de lanzadores de la selección nacional estaba integrado en su mayoría por lanzadores en formación y que con el tiempo llegarían al estrellato como los casos de Pedro Luis Lazo, José Ariel Contreras, Ormari Romero y Omar Luis Martínez como piezas claves en el staff.

Al final de la justa del béisbol olímpico Cuba sumaba nueve triunfos más en su récord, igual cifra de victorias cuatro años atrás en Barcelona, con lo cual compilaba 18 triunfos sin revés en citas estivales.

* Equipo Cuba. Receptores Juan Manrique García, Alberto Hernández y Orestes Kindelán: Jugadores de cuadro Antonio Scull, Antonio Pacheco, Juan Padilla, Omar Linaresy Lázaro Vargas: Jardineros Miguel Caldes Luis, Eduardo Paret, José Estrada González, Rey Isaac Vaillanty Luis Ulacia: Lanzadores Pedro Luis Lazo, Eliecer Montes de Oca, José Contreras, Omar Luis Martínez, Omar Ajete, Ormari Romero, y Jorge Fumero. Director: Jorge Fuentes

Foto: gettyimages

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s