DE LA HABANA A RÍO DE JANEIRO (26)


Cada deporte para alcanzar un buen desarrollo requiere una sólida base de talentos, se necesita además de una infraestructura organizativa capaz de guiar con tino a esos atletas, de la importancia de contar con entrenadores, directivo, personal médico y paramédico y otros de apoyo que conforman todo el equipo de labor.

Each sport to achieve good development requires a solid foundation of talent, it also needs an organizational infrastructure able to guide wisely to those athletes, the importance of coaches, managers, medical and paramedical personnel and other support that make all work equipment.

Antonio “Ñico” Perdomo.

En ese sentido la Escuela Cubana de Voleibol, al igual que la del boxeo o la lucha en sus dos modalidades sostienen un engranaje que por décadas y a pesar de las dificultades afrontadas ha dado respuesta a cada uno de esos instantes adverso.

El deporte de la “malla alta”, tuvo en el desvelo de Eugenio George y de varios de sus seguidores esos hombres y mujeres capaces de hacer crecer la semilla y en los triunfos internacionales que por más de 30 años cosecharon las (os) voleibolistas en los principales escenarios competitivos están respaldado por el profundo trabajo técnico metodológico realizado por los entrenadores.

Junto a Eugenio, hay que mencionar el aporte de muchos preparadores de las provincias, célula principal del desarrollo en espiral ascendente, una prueba de ello es la referencia que el propio estratega del “voly” de la Mayor de las antillas hace en el libro “El Genio de Eugenio” del periodista Juan Velázquez, cuando destaca el trabajo realizado en la provincia de Camagüey por un grupo de profesores encabezado por Roberto Ponce quienes dedicaron mucho tiempo no solo a la enseñaza de los fundamentos del deporte, sino también en la formación integral ciudadana de los atletas de uno y otro sexo, desempeño que tuvo continuidad en la selección nacional.

Ídolo Gilberto Herrera.

Ya directamente en el trabajo del más alto rendimiento en la rama femenina, como ignorar los aportes brindado por Antonio “Ñico” Perdomo, Jorge Pérez Vento y Jorge Garbey.

Mientras que con los varones después del paso de Eugenio George asumió esa responsabilidad Ídolo Gilberto Herrera, quien tuvo el honor de llevar con la sexteta caribeña hasta el podio olímpico de Montreal y luego confirmar la calidad en formación en el mundial de Italia, 1978.

Orlando Samuell.

En los éxitos del voleibol cubano rama masculina hay reconocer a Orlando Samuell, otro de los Directores Técnico más laureado, en campeonatos, copas y ligas mundiales, así como otros hombres que en mayor o menor medida son parte de este deporte en el país.

Lamentablemente fuerzas externas imbuidas por intereses mezquinos comenzaron a socavar los cimientos de la Escuela la cual se sostuvo y aún logra sostenerse gracias a la sapiencia que los fallecidos legaron y los veteranos aún en activo aportan.

Después de los momentos oscuros en que se halla este deporte en el país, llegará inevitablemente el día en que el voleibol cubano ocupe el lugar que por historia y resultados merece globalmente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, deporte, Voleibol y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s