DE LA HABANA A RÍO DE JANEIRO (24)


El voleibol constituye el deporte con pelota que mayor número de preseas olímpicas, tres de oro y dos de bronce, ha aportado para Cuba en toda la historia de as citas estivales.

Volleyball is the sport with ball that most Olympic medals, three gold and two bronze medals, has contributed to Cuba throughout history as summer events.

La disciplina de la malla alta fue el segundo equipo de la Mayor de la antillas, después del baloncesto, en subir al podio en este tipo de certámenes, cuando en Montreal, Canadá 1976 la selección masculina alcanzó la medalla de bronce.

Aquella selección caribeña bajo la dirección de Idolo Gilberto herrera, sin lugar a dudas uno de los entrenadores más laureado y capaces de este deporte en el país tuvo una fase clasificatoria en la cual ganó tres partidos, Checoslovaquia, 3-1; Corea del Sur, 3-0 y Canadá, 3-0, con una sola derrota en un memorable partido contra Polonia que 40 años después es recordado como uno de los clásicos en ese tipo de evento.

Los antillanos salieron impetuosos y ganaron los dos parciales iniciales, 15-13 y 15-10, pero a continuación los polacos reaccionaron y se llevaron victorias de 6-15; 0-15; y un inolvidable quinto set que luego de saque, tantos, cambio de balón y mucho nervio les fue favorable a los europeos 18-20, casi tres horas de esfuerzos duro el duelo.

En semifinales los caribeños enfrentaron a la Unión Soviética y fueron barridos 0-3, sin embargo en la discusión del tercer peldaño dominaron con relativa facilidad a Japón 3-0, (5-8; 15-9 y 15-8) para sellar una hazaña pues a solo 20 años de haber participado en un Campeonato Mundial de Francia en 1956 con un desempeño discreto, el voleibol masculino cubano llegaba a la élite, refrendado más adelante con el bronce de la justa global de 1978 efectuada en Italia, en la cual se mantendría por varias décadas.

De aquella hornada de jugadores no se pueden olvidar sus nombres, Diego Lapera, Leonel Marshall señor, Ernesto Martínez, Raúl Vilches y las manos prodigiosa de José Ramón Pérez Vento, Victoriano Sarmiento, Lorenzo Martínez, Víctor García, Alfredo Figueredo, Carlos Salas, Jesús Savigne, Antonio Rodríguez.

Ellos abrieron una senda, abruptamente interrumpida tras las ausencias en Atenas 2004, Beijing 2008 y Londres, 2012, pero el sexteto varonil regresará a la cita bajo los cinco aros en Río de Janeiro a una prueba dura, exigente y con mucha responsabilidad porque además de representar el sector masculino le cabe el honor y el deber de hacerlo por el voleibol cubano en general.

Fotos: archivo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s