EUGENIO GEORGE: UN EDUCADOR DE TODOS LOS TIEMPOS


“La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”. dijo José Martí y de esa forma hay que recordar siempre en presente y futuro a Eugenio George Laffita, quien con esfuerzo y tesón supo convertirse en uno de los imprescindibles del voleibol de Cuba y el mundo.

“Death is not true when it is done well the work of life.” He said José Martí and thus must always remember this and future Laffita Eugenio George, who with effort and determination was able to become one of the essential Volleyball Cuba and the world.

Quiso la naturaleza ser prodiga con él pues el alumbramiento con la vida tuvo lugar en Baracoa uno de los parajes por donde primero sale el sol en la isla en medio de una relación familiar fue peculiar pues sus otros tres hermanos, Enmanuel, Edgar y Eider, también estuvieron vinculados con el deporte de la malla alta

Resultó más educador que entrenador, así lo atestiguan varias generaciones de jugadores de uno y otro sexo, así como otros profesores quienes compartieron intensas jornadas a su lado, bebiendo de ese manantial inagotable de sabiduría que siempre atesoró.

Supo vencer dificultades terribles y enfrentar las miserias humanas de unos y las ingratitudes de otros, de los que pretendieron entorpecer su camino de grandeza, y cuando la noche fue más oscura, convirtió el trabajo con los niños en una nueva razón de hacer sin dejarse seducir por las voces amigas que desde todos los confines reclamaban su presencia. Las adversidades no impidieron que fuera el mismo,

El 31 de mayo de 2014 su corazón que siempre resistió las más fuertes situaciones, dejó de funcionar, fallecía un creador, un artista, el orfebre que modelo no solo las actitudes físicas de sus muchachas, sino el alma de cada una de ellas. A su sepelio acudió su gran familia, que no era solo la filial, sino toda aquella que aglutinó a su alrededor en especial a sus queridas Morenas del Caribe.

Mireya Luis una de las glorias que el encumbró dijo en la despedida del duelo: “No despedimos a alguien que ha tenido una historia común, despedimos a un héroe del deporte…Gracias por ser tan humano, por dejar tanto amor impregnado en los que hoy te acompañamos hasta aquí”.

Así, será recordado este hombre que entre sus méritos está el de haber sido reconocido como el mejor entrenador de voleibol del mundo en el siglo XX, e integrante del Salón de la Fama de la disciplina

 

Foto: Archivo Juventud Rebelde

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, deporte y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s