UN CUBANO INMORTAL DEL BÉISBOL


                     Ahí viene.

Se lo llevan.

Con la fuerte cabeza reclinada

en su guante de pitcher va Dihigo.

El rostro de ceniza (la muerte de los negros)

y los ojos cerrados persiguiendo

una blanca pelota, ya la última. *

El 19 de mayo de 1971, el deporte cubano se vistió de luto, al dejar de existir en la localidad de Cruces en la central provincial de Cienfuegos   quien resulta considerado el pelotero más completo que ha dado el país en todos los tiempos Martín Dihigo Llanos.

On May 19, 1971, the Cuban sport dressed in mourning, to cease to exist in the town of Cruces in the central province of Cienfuegos who is considered the most complete ballplayer that has given the country at all times Martin Dihigo Llanos.

Su gloria dentro de los diamantes que los vieron desarrollar sus potencialidades, está avalada por la elección a los salones de la fama de Cuba, por supuesto, México, República Dominica, Venezuela y el templó sagrado Cooperstown, Nueva York, hecho ocurrido el 8 de agosto de 1977.

La excelsa forma de su juego le merecieron con justicia el apelativo del “El Maestro” y el “Inmortal” y que atributos fueron aquellos para tan peculiar manera de tratar a un pelotero nacido en la Mayor de las Antillas, primero que todo su versatilidad en el campo de juego, que lo llevó a desempeñarse con soltura en las nueve posiciones en el terreno, así como bateador de calibre, y por si fuera poco dirigió con sapiencia a varios equipos.

En él se aprecia el caso poco frecuente de liderar en un mismo campeonato a los lanzadores en promedio de ganados y perdidos y a la vez en average a los bateadores y si eso fuera poco ser el manager conductor de la novena.

Esos ocurrieron en Cuba en la temporada de 1935-36 con el Club Santa Clara y luego repetiría en México en 1938, donde estableció un record sin precedentes con Las Águilas de Veracruz, al conquistar el campeonato de los bateadores con .387, barriendo además en el departamento de lanzamiento, al adjudicarse los títulos de ganados y perdidos con 18-2, porcentaje de carreras limpias permitidas con 0.90 y de ponches con 184.

Amén de su calidad deportiva, lo que más refulgía en Martín Dihigo el amor por la patria, su historia y la libertad, el respecto a sus héroes, cuando se quiera hablar de cubanía, junto a otros ilustres hombres de la nación allí tiene que estar “El Inmortal”.

* Elegía a Martín Dihigo (Nicolás Guillén)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, Cuba, deporte, historia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s