DE LA HABANA A RÍO DE JANEIRO (16)


En el barrio conocido por El Condado en la ciudad de Santa Clara nació el 30 de mayo de 1968 Pablo Lara Rodríguez, a no dudarlo, el mejor y más laureado levantador de pesas de la historia de este deporte en Cuba.

In the neighborhood known for County in the city of Santa Clara was born on May 30, 1968 Pablo Lara Rodriguez, no doubt, the best and most successful weightlifter in the history of this sport in Cuba.

Como muchos otros campeones, Lara mostró desde temprana edad, aptitudes para el difícil deporte, de grandes complejidades técnicas y tácticas, con el paso del tiempo el mozalbete devino en un diamante en bruto en vías de convertir en una de las más preciadas joyas atléticas del país.

Con tan solo 17 años cumplido el villaclareño protagonizó uno de los hechos más sobresaliente de la halterofilia cuando integró la selección nacional a los Juegos Panamericanos de Indianápolis y allí logró las tres medallas de oro en la división de los 75 kilogramos. Por delante de su compañero Francisco Allegues y del cubano-americano Roberto Urrutia.

Asistió a los Juegos Olímpicos de Barcelona (JO) donde alzó 155 kilogramos en arranque y 202,5 en el envión para una suma de 357.5 kg, igual resultado que Fedor Kassapu, representante de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), quien luego de registrar un peso corporal inferior en 25 gramos que el cubano obtuvo el oro dejando en plata al antillano.

Tendría que esperar otros cuatro años para alcanzar el sueño dorado, Atlanta, Estados Unidos, conmemoró el Centenario de las citas estivales, Lara compitió en la nueva división de los 76 kilos y resultó esta vez 7,5 más fuerte en el arranque, y 2,5 en el envión lo cual le dio un total de 367,5 kg superior a lo alcanzado por el búlgaro Yoto Yotov (160-200), el norcoreano Jon Chol Ho (162,5-195), el griego Viktor Mitrou (162,5-195), el chino Lin Shou Feng (157,5-195) y el ruso Serguei Filimov (160-190).

A este desempeño Pablo Lara suma tres títulos mundiales y varios récord del orbe, y aunque después la vida no le jugó limpio, ni con igual fortuna, la memoria histórica del pueblo no podrá olvidar jamás los días de gloria que les regaló.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, deporte, juegos olímpicos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s