DE RÍO DE JANEIRO A LA HABANA (15)


Daniel Núñez.

El levantamiento de pesas cubano en Juegos Olímpicos (JO) tuvo su primera aparición en Londres, 1948, cuando tres forzudos se alistaron para la competencia ellos fueron Orlando Garrido quien finalizó en séptimo lugar en la división de los 75 kilogramos, Fernando Lauro, 22do, en los 67 y Eduardo Parera en los 82,5 concluyó noveno.

The lifting of Cuban weights at Olympics (JO) had his first appearance in London, 1948, when three strong men enlisted for the competition they were Orlando Garrido who finished seventh in the division of 75 kilograms, Fernando Lauro, 22nd, in the 67 and 82.5 Eduardo Parera in the ninth he concluded.

En aquellos años cuando se competía en tres movimientos, fuerza, arranque y envión, los resultados de estos tres atletas fueron los siguientes Garrido terminó con un total de 355 kilogramos, mientras Lauro alzó 185, y Parera llegó hasta los 372,5 kg.

Sin embargo, no sería hasta después de Roma ´60 en que la presencia cubana se incrementaría en esos certámenes de la halterofilia, aunque sin penas ni glorias.

El despegue de la Mayor de las antillas en estas justas vendría a partir del Campeonato Mundial celebrado en Lima, Perú,  en 1971, en que por primera vez un atleta criollo alcanzaba una presea en este caso el bronce en el envión de los más de 110 kilogramos gracias al esfuerzo de Fernando Bernal.

En ese salto cualitativo mucho tuvo que ver la estrategia deportiva aplicada en el país, con acento de participación en la base, la colaboración de la otrora Unión Soviética y del campo socialista en su conjunto.

Fue en la olimpíada del osito”Misha”, Moscú ´80  donde se produjo el ascenso al podio cuando Daniel Núñez, quien en la división de los 56 kilogramos alzó 275 kilos fruto de (115 en el arranque y 150 del envión) para adueñarse del primer lugar con récord olímpico y mundial incluido. Mientras tanto Alberto Blanco en los 100 se apodero de la presea de bronce con registro total de 385, 172, 5y 212,5 y la sima total fue de 387,

Vendrían años en que la “guerra fría”, calentó tanto la política internacional que los Juegos Olímpicos en la década de los años ´90, el deporte cubano se encontraba en momento inmejorable y los pesistas con sus enérgicos y poderosas brazos estaban en condiciones de mejorar la actuación de la capital moscovita.

En Barcelona “92 el laureado resultó Pablo Lara Rodríguez, quien finalizó en la segunda división de los 75 kg., con igual sumatoria en los dos movimiento que el ganador de la competencia 357,5 kg, (1551-202) que el ganador Fedor Kassapu, representante de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), pero 25 gramos más de un peso que su adversario.

En Atlanta ´96 Lara se desquitó y ganó la justa olímpica con 367,5 kg. (162,5-205) con récord mundial y olímpico en el envión: no obstante Sydney, Atenas, y Beijing, si bien los halteritas criollos estuvieron cerca del podio, no fue hasta los XXX juegos de Londres donde Cuba volvió a incluir un medallista en la persona de Iván Cambar en los 77 kg.

Para la contienda de Río de Janeiro las esperanzas no parecen ser halagüeñas, incluso a estas alturas no hay clasificados atleta alguno en las respectivas divisiones, más en el recuento no se puede dejar de recordar los grandes momentos del levantamiento de Pesas bajo los cinco aros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, deporte, juegos olímpicos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s