DEPORTE, NACIÓN Y REVOLUCIÓN


A la hora de someter al análisis histórico el deporte cubano en su acepción cultural y social más amplio hay que dividirlo en un antes y un después de aquel primer día de enero de 1959, y fundamentalmente en las palabras de Fidel el 29 de enero cuando señaló: Venimos decididos a impulsar el deporte a toda costa, llevarlo tan lejos como sea posible…”. (fin de la cita).

When subjected to historical analysis Cuban sport in its broadest cultural and social meaning it must be divided into a before and after that first day of January 1959, and mainly in the words of Fidel on January 29 when he said : We come determined to promote sport at all costs, take it as far as possible … “(unquote).

En la actualidad la cultura física y el deporte constituyen actividades sociales que generan gran interés global, hecho presente ante las grandes multitudes, y que desde luego puede interpretarse como uno de los rasgos más auténticos de identidad.

Hay varias definiciones relacionadas con esta actividad, pero la más asequible resulta el “Deporte Derecho del Pueblo”, que como consigna expresó un concepto esencial en las nuevas posibilidades adquiridas por la población.

Así, ya sea como “recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico”, o en el caso de “actividad ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas” está implícito el poder alcanzado.

Pero el deporte es visto ante todo como una fuente de influencia social y humana como medio de educación y preparación multilateral para la vida, así como su carácter de orientación hacia los altos logros atléticos, lo cual permite que las funciones de la ciencia sean esencia para su perfeccionamiento de “Mente sana, en cuerpo sano”.

El derecho al deporte está refrendado en la Constitución Cubana de 1976, reformada en 1992 y en el 2002 en cuyo artículo 52 establece:

“Todos tienen derecho a la Educación Física, al deporte y la recreación”.

Algunos ejemplos concretos de ese antes y después se pueden apreciar en el hecho de que durante las primeras cinco décadas del siglo XX solo alrededor de 15 000 personas practicaban con sistematicidad la actividad deportivas, existían 951 instalaciones, apenas el dos por ciento del alumnado recibía servicios de educación física por 609 profesionales de la materia. En siete Juegos Olímpicos la Mayor de las antillas estuvo presente por medio de 114 deportistas y la conquista de 12 medallas, de estas cinco de oro.

A partir de 1960 Cuba ha intervenido en 12 citas estivales, con más 1 600 deportistas y una cosecha de 67 preseas doradas, 63 de platas y 66 de bronce, a estos resultados se suman las decenas de campeones y recordistas mundiales, así como medallistas en ese nivel y titulares y ganadores de preseas en los certámenes continentales y regionales.

A todo esto se une la posibilidad de acceder a otras bondades para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, sin distinción de edad, sexo, raza, credo y que ha llegado además a un importante segmento de la sociedad los discapacitados físicos y mentales demuestra lo acertado de la política aplicada durante más de 50 años.

Así han transcurrido casi seis décadas de incesante labor, de esfuerzos y sacrificios, de éxitos y reveses, pero cargado de un gran simbolismo y contenido patriótico, de orgullo y vergüenza, parte sustanciales de la identidad nacional.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, deporte, juegos olímpicos, sociedad y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s