UNA MÁS DEL BEISBOL CUBANO


Tras varios días de incertidumbre, al fin la Comisión Nacional de Béisbol dio a conocer la designación del director del equipo cubano que enfrentará el próximo martes 22 de marzo al conjunto de las Grandes Ligas Tampa Bay Rays en el parque Latinoamericano.

After several days of uncertainty, finally the National Baseball Commission He announced the appointment of the director of the Cuban team will face next Tuesday March 22 to all Major League Baseball Tampa Bay Rays in Latin park.

La decisión se retrasó por casi una semana a la fecha en que se había anunciado se daría a conocer, lo cual desde luego despertó numerosas conjeturas por parte de especialistas y de la propia afición, sobre todo después que se dio a conocer los integrantes de la preselección, el cuerpo técnico y las glorias deportivas que se sumarian a la preparación de novena criolla.

Por fin el pasado martes se conoció la designación de Víctor Mesa Martínez, al frente de la escuadra nacional, determinación que despertó lógicas polémicas a raíz de recientes declaraciones del mencionado manager quien dirige al conjunto de Matanzas en la campaña local de la pelota cubana, y de una nota emitida por la Dirección de Deportes de la Provincia de Pinar del Río.

No reconocer los méritos de Mesa, a pesar de sus excesos, como ex pelotero que brilló por 20 temporadas en el béisbol cubano, integrantes de equipos que conquistaron títulos como los Juegos olímpicos de Barcelona y varios Campeonatos Mundiales, Juegos Panamericanos y centroamericanos y Nacionales siempre con una entrega absoluta a la camiseta que representó, sería algo absurdo.

También ha tenido resultados como entrenador y mentor, incluso desde que asumió las riendas de la escuadra matancera que por años estuvo navegando en el sótano de los clásicos nacionales y que en el último quinquenio ha estado presente en los podios, aunque es cierto todavía no ha llegado a la cima de ellos.

Si a ellos sumamos la decisión tomada desde el pasado 2013 en que se designaba a Víctor Mesa como el conductor del equipo Cuba hasta 2017, entonces ¿cuál era el misterio que rodeaba su nombramiento ahora?

Si era cierta las imputaciones de la agresión que él cometió contra algunos aficionados, realmente no sería ético nombrarlo ahora, pero si resulta una verdad que sus alegatos publicados en la prensa, de irrefutable morosidad o negligencia en dejar que los impulsos locales actuarán contra él, entonces hay que aplicar las medidas correspondiente para que hechos de este tipo no continúen ocurriendo, ni enturbien los procesos de la pelota.

Ya es hora, nunca debió suceder desde luego, que el morbo, los chismes y bretes baratos, la baja catadura moral desaparezca de los terrenos de béisbol de nuestra querida y abnegada Isla, y defender este deporte no solo como un pasatiempo más, sino como un bastión infranqueable de la identidad que caracteriza al pueblo cubano.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s