FINLAY: ENTRE LA CIENCIA Y EL SER HUMANO.


Quizás por ser hijo de un médico inglés y de una mujer francesa, y haber nacido en Camagüey, Cuba, convirtió a Carlos J. Finlay en un ciudadano del mundo.

Perhaps for being the son of an English doctor and a French woman, and born in Camaguey, Cuba, he turned to Carlos J. Finlay in a world citizen.

Pero, no solo fueron sus orígenes filiales o natales, sino también la convicción de constante estudioso investigador los motivos que los condujeron a ir más allá de lo aprendido en las aulas Le Havre en Francia, el Liceo de Ruán, en Londres, el Jefferson Medical Collage de Filadelfia revalidar sus título en bicentenaria  Universidad de La Habana.

Si bien las investigaciones más relevantes de Finlay estuvieron vinculadas a la teoría del mosquito Aedes aegypty como  agente transmisor de la fiebre amarilla,  descubrimiento que permitió en su tiempo salvar miles de vidas humanas y en la actualidad constituye un patrón a seguir, sus afanes científicos también abarcaron terribles enfermedades como el cólera, el muermo, y describió el primer caso de filaria en sangre observado en América (1882).

Sin embargo, en Estados Unidos trataron de escamotear al científico cubano su grandeza, más el tiempo de encargo de situar la verdad histórica y la comunidad médica del mundo reconoce a Carlos J. Finlay como el único descubridor del agente trasmisor de la fiebre amarilla y la aplicación de su doctrina en el saneamiento del trópico, ratificado en el XIV Congreso Internacional de Historia de la Medicina, celebrado en Roma en 1954,

Hoy cada día los galenos, enfermeras y enfermeros, especialistas y trabajadores de la salud en la Isla, quienes haciendo realmente válidas aquella idea martiana de que lado esta el deber,  cumplen riesgosas misiones por salvar o mejorar la calidad de la existencia de niños, mujeres y mujeres afectados por catástrofes y enfermedades,  ese resulta el más preciado legado dejado por Finlay de entregarse de cuerpo y alma al bien de la humanidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cinco héroes, Cuba, historia y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s