EL DÍA QUE SANTIAGO SE VISTIO DE VERDE OLIVO.


Un escueto telegrama el cual decía “Obra pedida agotada”, era la señal convenida entre los revolucionarios del Movimiento 26 de julio (M-26-7) para desencadenar la lucha armada y hacer viable aquella aseveración de Fidel Castro Ruz poco antes de la partida del yate Granma hacia la inmortalidad, “si salimos llegamos, si llegamos, entramos, y si entramos triunfamos”.

A terse telegram which said “requested exhausted Work”, was agreed between the revolutionary July 26 Movement (M-26-7) to trigger armed struggle and make that assertion feasible Fidel Castro shortly before the starting signal yacht Granma to immortality, “if we go we, if we, we, and if we succeed.”

Poco antes de aquel 30 de noviembre, Fidel y Frank País, habían acordado el levantamiento de la ciudad de Santiago de Cuba, como apoyo al desembarco de los expedicionarios, quienes arribarían a la Isla por un punto de la zona sur cercana a las montañas orientales.

El plan para aquella fecha fue concebido por el líder de la Revolución  en su parte general que incluía acciones en el resto del país con el propósito de impedir a las fuerzas batistianas trasladar sus efectivos con suficiente rapidez a la zona de desembarco.

A su regreso de México, donde había preparado el plan general con el líder M-26-7, Frank  transmitió a los jefes de grupo del Movimiento los objetivos de la acción que se llevarían a cabo en Santiago, los cuales consistían en cercar el  cuartel Moncada, neutralizar las tropas acantonadas allí; atacar a la sede de la  Policía Marítima, y  la Nacional para acopiar armar además, de asaltar una ferretería en la Plaza Dolores.

Esa mañana la ciudad santiaguera amaneció en pleno combate y  el pueblo vio a sus mejores hijos e hijas vestir por primera vez el glorioso uniforme verde olivo.

En los combates cayeron heroicamente valiosos  jóvenes como los casos de Tony Alomá, José “Pepito” Tey y Otto Parellada y aunque el balance general de la acción no logró fructificar en el objetivo esencial, que era proteger el desembarco de los hombres del Granma, el levantamiento del 30 de noviembre enseño que en aquel momento de la historia la lucha armada era la única vía posible para el país, y mostró también la fortaleza del Movimiento 26 de Julio con lo cual creció su prestigio y autoridad moral entre todas las fuerzas que luchaban por la libertad de Cuba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, historia, política, sociedad y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s