CUBA Y USA EN EL BEÍSBOL.


Varios lazos unen o separan, según sea el caso, a Cuba y los Estados Unidos, pero, sin lugar a dudas el béisbol es un deporte que apasiona por igual a uno y otro lado del estrecho de la Florida.

Several loops together or separated, as appropriate, to Cuba and the United States but, without doubt, baseball is a sport that fascinates equally on either side of the Straits of Florida.

La pelota como se le denomina en el ambiente criollo de la Mayor de las Antillas, llegó con los primeros bates, guantes y bolas traídos a La Habana por el joven Nemesio Guilló, precisamente desde norteamericana donde había estudiado presumiblemente en fecha tan temprana como la de mediados de la década de los años ´60 del siglo XIX.

Quizás, por lo novedoso y participación social del juego, nueve jugadores por bando,  o tal vez  una manifestación política, diferenciarse de España, el caso concreto es que este deporte prendió en el gusto de los practicantes, casi todos jóvenes proveniente de la clase alta y media cubana, donde por entonces estaban más arraigada las ideas independentistas y separatistas y quienes veían en el béisbol una vía de expresar su descontento con el tutelaje colonial de España.

Con el paso de los años, el proceso de transculturación surgido en el mismo tiempo y espacio del acrisolamiento de la nacionalidad cubana, el terreno de juego se convertiría, en algo más que un campo de competencia deportiva,  también sería escenario de las desavenencias surgidas entre la Isla y los Estados Unidos al ocupar estos el puesto dejado por la anterior metrópoli.

En “Los Gigantes vencido”, el conocido historiador Félix Julio Alfonso hace referencia a un desafío disputado en la portuaria ciudad de Nuevitas, al norte de la provincia de Camagüey entre peloteros locales y un grupo de militares estadounidense, que por aquella época en flagrante ofensa ocupaban la Isla.

El “duelo” amistoso finalizó favorable a los hijos de la tierra de Ignacio Agramonte, 14 carreras por 11, en lo que pudiera ser el primer encuentro ganado por un equipo cubano  a  quienes ya eran sus sempiternos rivales.

A través del siglo XX, aquel proceso no sería en una sola línea, sino daría pie a un intercambio donde ambos países se beneficiarían, los cubanos asimilarían buena parte de lo mejor del conocimiento teórico de aquella parte del mundo, mientras los norteños se contagiarían con el espíritu latino que aportaban los antillanos en las ligas mayores de los Estados Unidos, poseedores de una visión más entregada y apasionada de jugar a la pelota.

Por otra parte la rivalidad no decaería, y ya fuera en uno u otro territorio los intercambios se sucederían interrumpidamente, hasta enero de 1959 en que las ansias de dominación y la demencia injerencista del “Tío” Sam cortó el entendimiento entre las dos naciones por más de 50 años, de bloqueo contra la economía y la sociedad de la Isla, impidió mantener esos vínculos, agudizándose los mutuos resentimientos y la pelota resultó un campo en el cual se libraron no pocas batalla.

Por todo esto y mucho más, constituye un faro de luz favorable las palabras de Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional para comunicaciones estratégicas del gobierno del presidente Barack Obama. quien reconoció que este deporte podría contribuir al acercamiento entre ambos pueblos y gobierno.

En tanto la Universidad de Pennsylvania escogió a Cuba para efectuar un tope para intercambio científico, académico y sobre social que estrechen aún más las relaciones entre los pueblos.

Por más de 50 años la isla ha sido sometida y resistido la más cruel e inhumano bloqueo, económico, político, diplomático  y  cultural que la humanidad ha conocido, y también rechazado con energía en la ONU, el deporte ha sido parte de esa impúdica acción imperial, ojala que algún día uno y país puedan  salir al terreno y escuchar la voz de play ball, sin prejuicios, ni discriminación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, bloqueo, Cuba, cultura, deporte, Estados Unidos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s