CON BLOQUEO NO HAY ARREGLO.


Este martes 27 de octubre la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) estará escuchando por XXIV ocasión la Resolución acerca de la necesidad de poner fin al bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos contra Cuba que se ha extendido por 55 años.

Tuesday October 27th General Assembly of the United Nations (UN) will be listening for Resolution XXIV occasion about the necessity of ending the economic, financial and commercial blockade of the United States against Cuba that has spanned 55 years.

Es conocido que a partir del pasado 17 de diciembre de 2014 se abrió un nuevo capítulo en las relaciones entre La Habana y Washington, con el anunció por parte de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama respectivamente,  de la decisión de ambos gobiernos de restablecer relaciones diplomáticas.

Ese día el mandatario norteamericano reconoció lo que ninguno de sus 10 antecesores habían querido hacer públicamente, y es que esa política criminal no había logrado los objetivos apetecidos, era obsoleta y debía eliminarse.

Desde entonces Raúl y Obama han abordado este asunto, así como el de las relaciones diplomáticas en varias oportunidades personalmente, a través de la vía telefónica, o mediante los funcionarios encargados de allanar el camino hasta llegar a los primeros acuerdos.

Es cierto que existen medidas adoptadas por la Casa Blanca que han flexibilizados algunos puntos de las restricciones contra la Isla, pero la Ley que prohíbe a la administración estadounidense comerciar contra Cuba se mantiene en pie y junta a ella otras leyes no menos letales asociadas a ese entuerto, como la de Ajuste Cubano, la Torriceli y la Helms-Burton.

El bloqueo no solo afecta los derechos de los hombres y mujeres de la Mayor de las Antillas  a una mejor atención a la salud, a mayor calidad en la educación y al desarrollo sustentable del país en materia alimentaría igualmente un  libre comercio en condiciones ventajosas etc., sino que el carácter extraterritorial de ellas también impide que empresas, organismos, bancos e instituciones extranjeras comercien con el país caribeño.

Por ello el gobierno revolucionario, ha expresado en todo momento que para que exista plena normalización de relaciones debe finalizar el bloqueo, así como la devolución de la base naval de Guantánamo ocupada ilegalmente por las tropas norteamericanas.

Durante casi cinco lustros, la Asamblea General de Naciones Unidas ha expresado mediante el voto de los países integrantes su rechazo total a esa medida discriminatoria y excluyente, a la vez que ha exigido el fin de esa desprestigiada y absurda política imperial.

Solo resta por ver que hará Estados Unidos en esta ocasión ante la soledad en que se encuentra frente a ese hecho irrefutable, algunos aventuran que se abstendrá, lo cual sería un hecho inédito, pero recordemos que en la nación del norte, no es el presidente quien decide que hacer, sino los grupos de poder encabezados por el nefasto complejo militar industrial.

 

Foto: tomada de Radio Rebelde digital.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en bloqueo, Cuba y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s