LOS CINCO Y LA LUZ DEL AJEDREZ.


IMG_0402La presencia de un héroe por cualquiera de las calles cubanas, es un hecho absolutamente habitual, porque este pueblo está lleno de mujeres y hombres que disímiles actividades de la vida realizan verdaderas hazañas con las cuales han enfrentado las peliagudas adversidades.

The presence of a hero by any of the Cuban streets, is a quite common occurrence, because this town is full of women and men who dissimilar life activities performed with real deeds which have faced adversity tricky.

Pero, esta vez, es un patriota de carne y hueso quien de forma espartana soportó el calvario de estar prisionero por más de cinco lustros, solo por defender el derecho a que los niños de esta Isla tuvieran cada día amaneceres llenos de sonrisas.

Antonio Guerrero, o simplemente Tony,  como aprendimos a llamarle en los días de batalla  para exigir al Imperio la liberación de él y sus otros cuatro hermanos antiterroristas Ramón Labañino, Gerardo Hernández, René González y Fernando González, es también un amante del ajedrez.

Tony cuenta que aprendió los secretos de la llamada diosa “Caisa”,  cuando tenía unos 10 ú 11 años de edad de forma autodidacta en el, pero en los días difíciles del vil  encierro comenzó a compartir su tiempo con el estudio de libros relacionados con el tema, así entre trebejos, pinceles y acuarelas y los poemas que brotaban con infinitad sensibilidad, se adentro en los destinos del juego ciencia.

A través del ajedrez, Tony también adquirió muchos amigos  algunos de ellos jugadores reconocidos internacionalmente como los grandes maestros cubanos Silvino García y Lázaro Bruzón, así como el Maestro Internacional Lázaro Bueno.

De esas experiencias y de lo que significó para él la disciplina de lidiar con reyes, reinas, torres, alfiles, caballos y peones, en la soledad del cruel cautiverio surgirá en breve un libro  que ya está en marcha y que llevará por título: “Ajedrez hacia la luz”, y que versa acerca de la influencia del mismo en el trabajo intelectual de los Cinco, y que llevará  sello de  Ediciones “El Lugareño”,  de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey (OHCC).

En su breve paso trashumante por las adoquinadas calles de la quiscentenaria Ciudad de los Tinajones sede detuvo en la Sala “José Raúl Capablanca “, situada en frente al Parque Agramonte en la zona declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, se detuvo para compartir algunos minutos con estudiantes, jóvenes y amantes del ajedrez.

El luchador antiterrorista quien en su carrera como trebejista no ha ganado torneos, ni ha sido premiado por la excelencia de su juego no pudo sustraerse al encanto de disputar un cotejo en el deporte que le ha brindado amistad y reforzado valores universales, esta vez la adolescente María Isabel Betancourt, de 13 años de edad, con quien distrajo su mente de los hechos cotidianos.

Foto: Marcos Beltrán

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ajedrez, Antiterroristas, Camagüey, cinco héroes, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s