CONGRESO ESTUDIANTIL CRISOL DE REVOLUCIONARIOS.



La juventud cubana en cada contexto histórico siempre ha ocupado un lugar de vanguardia en las luchas por la independencia, la libertad y soberanía.

Cuban youth in every historical context has always been a vanguard in the struggle for independence, freedom and sovereignty.

Jóvenes de su tiempo fueron Ignacio Agramonte, José Martí, Julio Antonio Mella, Rubén Martínez Villena y Fidel cada uno faro y guía de sus épocas, consecuentes con aquella frase pronunciada por el propio Mella, durante el I Congreso Nacional de Estudiantes de 1923, “Todo tiempo futuro tiene que ser mejor”.

A propósito se conmemoran 92 años de la celebración de aquella cita que tuvo por escenario la bicentenaria Universidad de La Habana, desde siempre lugar donde confluyeron los más notables pensamientos revolucionarios y auténticas inquietudes de cambiar todo el sistema que aquejaba a la sufrida nación cubana.

Aquellos años conocidos como la década crítica corrían años difíciles de gobiernos títeres al servicio del imperialismo yanqui, y la sociedad cubana estaba sumida en ignominia, además la situación económica se tornaba tensa en cada momento, sin esperanzas de respiro.

El Primer Congreso Nacional de Estudiantes, organizado por Julio Antonio Mella, joven revolucionario con ideas antiimperialistas que luego terminaría sería fundador del primer Partido Comunista de Cuba (PCC) en 1925, contó con más de 130 delegados, en el Aula Magna de la Casa de Altos Estudios.

Allí se aprobaron importantes acuerdos precursores para tiempo como resultó la creación de la Universidad Popular “José Martí”, lo cual posibilitaba al resto de la población, sin distinción de su procedencia social, el acceso al estudio, como eglógico lo más beneficiado fueron las capaz más pobres. Acerca de ello Mella diría: “(…) es una institución para todos y un camino abierto para tener un futuro mejor”.

También  se debatió en relación a las reformas en la enseñanza secundaria y las modificaciones en planes de estudio de la carrera de Derecho todo ello a contracorriente las e políticas corruptas, vacilantes, tambaleantes, oficiales, las cuales no brindaban garantías de éxitos  a la población y eso lo conocían perfectamente los estudiantes universitarios.

Pocos años después señalaría “La hora es de lucha, de lucha ardorosa; quien no tome las armas y se lance al combate pretextando pequeños desprecios, puede calificarse de traidor o cobarde. Mañana se podrá discutir, hoy solo es honrado luchar.

Aquel Congreso Estudiantil fue fragua de lucha,  forjadora y cantera de revolucionarios que supieron ser ejemplos en el ayer, para hoy y mañana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, educación, historia, sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s