EL DÍA QUE CUBA LLORÓ DE INDIGNACIÓN.


Fotos de las víctimas en acto de recordación en la Tribuna Antimperialista en La Habana.

Alrededor del mediodía del seis de octubre de 1976, sobre la pista del aeropuerto internacional Sir Grantley Adams, conocido como Seawell en Barbados la nave CUT-1201 de Cubana de Aviación, iniciaba las maniobras de rigor para emprender vuelos hacia Kingston, Jamaica, penúltima escala de su viaje hacia La Habana.

Around noon on October 6, 1976, on the trail of Sir Grantley Adams International Airport in Barbados known as Seawell ship CUT-1201 Cubana, he began maneuvers rigor to undertake flights to Kingston, Jamaica, penultimate scale his trip to Havana.

A bordo de ella se encontraban 73 personas, 57 cubanos, incluidos sus diez tripulantes, 11 jóvenes guyaneses que viajaban a Cuba para estudiar Medicina y cinco coreanos, unos conversaban otros ensimismados en sus pensamientos más íntimos..

Transcurridos pocos minutos del despegue, en la torre de control se escuchaba la voz del capitán del avión Wilfredo Pérez::

-(…) Felo, fue una explosión en la cabina de pasajeros y hay fuego – informó a este último el copiloto.

-Regresamos de inmediato; avisa a Seawell, Seawell…; Seawell… CU-455 -CU-455… Seawell.

-!Tenemos una explosión y estamos descendiendo inmediatamente, Tenemos fuego a bordo! -¿CU-455 regresará al campo?-

-A las 12:25: de aquel mediodía se vuelve a oír nuevamente: ¡Cierren la puerta, cierren la puerta! ¡eso es peor, pégate al agua, Felo, pégate al agua.

Luego el silencio largo adueñándose del tiempo.

Quedaba consumada así una de las peores felonías perpetrada por el terrorismo contra Cuba, los sueños esperanza de aquellos hombres y mujeres quedarían sepultados en las aguas frente a las costas de Bridgetown, la capital barbadense.

Detrás de aquel suceso estaba la mano del Imperio yanqui y los mercenarios utilizados para semejante acto de barbarie, madres, esposas y esposos, hijos, hermanos, amigos o conocidos lloraron y aún lloran a sus muertos.

Los criminales aún no han recibido el castigo exigido por las víctimas de aquel acto salvaje de terrorismo, ellos se jactan al decir “Pusimos la Bomba y qué”, pero la verdad se abrirá camino más temprano que tarde, el llanto viril del pueblo cubano hace temblar cada día a la injusticia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antiterroristas, Cuba, sociedad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s