PARA JUAN MANUEL ES UN REGALO DE DIOS.


Aún Juan Manuel Betancourt Guillén, recuerda aquel 23 de enero de 1998, cuando fue uno de los camagüeyanos escogidos por la entonces diócesis local, para recibir la comunión del Santo Padre Juan Pablo II en la misa que se celebró en la Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz.

Even Juan Manuel Betancourt Guillen, remember that January 23, 1998, when it was one of the Camagüey chosen by the then local diocese, to receive communion of the Holy Father John Paul II at the Mass he celebrated in the Square of the Revolution General Ignacio Agramonte.

Él no se consideraba merecedor de tal honor y así lo hizo saber a Monseñor Juan García, pero este le dijo que era un regalo de Dios, y como tal lo aceptó.

Allí ante cerca de 300 000 persona, creyentes y no creyentes, congregadas en la explanada subió hasta el altar cubierto con un toldo adornado con grandes hojas de palma y una gran cruz blanca sobre un telón de fondo color rosa, dominaba desde la altura.

“Fue una gran emoción participar en la homilía y recibir el sacramento de manos del Papa Juan Pablo II”, dijo Juan Manuel Betancourt al recordar aquel hermoso día que marco un antes y un después en su existencia.

Nacido antes del Primero de Enero de 1959, hijo de una trabajadora doméstica, tuvo una infancia preñada de necesidades y sacrificios, pero donde cultivo valores como la decencia y el respecto al otro, tuvo que realizar diversos trabajos para el sostén de la casa familiar y gracias al nuevo sistema social completó sus estudios preuniversitarios y luego acceder a la Universidad de Oriente donde se graduó como licenciado en literatura y español.

Acerca del significado de que en menos de dos décadas los últimos sumos pontífices hayan visitado a Cuba, Juan Pablo II, Benedicto XVI y ahora el Papa Francisco, el fiel camagüeyano señaló:

“Es un hecho que solo Brasil comparte con nosotros, creo que es un reflejo de lo que representa nuestro país para la iglesia católica, además, los resultados de la Revolución en sectores como la educación, la salud y el bienestar social de los cubanos y de otros países del mundo, vemos que estos no están lejos de la prédicas de Cristo, estas visitas son también un regalo de Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camagüey, Cuba, sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s