LA CONSTITUCIÓN QUE HUBIESE REFRENDADO MARTÍ


“El Ejército, libre, y el país, como país y con toda su dignidad representado”, así expresó José Martí días antes de su caída en combate en  Dos Ríos.

Ese fue el espíritu con que los patriotas que hicieron la Guerra necesaria en 1895, acudieron a otro lugar no menos sagrado los campos de Jimaguayú al sur de Camagüey, para como en Guáimaro y después  en la Yaya, dar legalidad y continuidad a la  República en Armas, en la lucha por la independencia del colonialismo de España.

El Apóstol conocedor de las diferencias lastraron el esfuerzo liberador de 1868,  concibió para esa nueva etapa la unidad fomentada a través de la creación del Partido Revolucionario Cubano (PRC) como órgano político dirigente y aglutinador de todas las fuerzas patrióticas.

Entonces se requería el carácter  jurídico y los participantes en que aquellas memorables jornadas del 13 al 16 de septiembre de 1895 encontraron las  fórmulas y vías correctas para vencer obstáculos y  contradicciones entre el mando civil y el militar así quedó establecido un Consejo de Gobierno con prerrogativas administrativas y legislativas, mientras proporcionaba plena autonomía al mando castrense.

En un humilde bohío campestre hecho de yaguas y guano sesionó aquel parlamento revolucionario en Jimaguayú en la misma zona donde 22 años atrás había caído el mayor general Ignacio Agramonte y Loynaz, uno de los paladines de Carta Magna fundacional de Guáimaro, allí bajo la presidencia de Salvador Cisneros Betancourt, los convocados dieron a la patria un nuevo y más vigoroso cuerpo legal, cerraron brechas, apartaron temores,  y fortalecieron la unidad con todos y para el bien de todos, como había deseado el Héroe de Dos Ríos.

Hace 120 años, el 16 de septiembre de 1895, se daba conocer aquel histórico documento, que constituía un punto de giro  importante en la guerra y vendría a incorporarse a lo postulados base del Partido Revolucionario Cubano (PRC).

Como prueba del valor histórico de aquella Constitución, cuyo documento original es resguardado celosamente en el Archivo Nacional de la República de Cuba, acaba de ser inscripta en el Registro Nacional del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO.

Este proyecto que surgió con el propósito de facilitar el acceso universal al patrimonio documental, preservar y aumentar la conciencia mundial sobre su existencia salva para la posteridad parte del alma cubana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camagüey, Cuba, historia y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s