HISTORIA EN TRES TIEMPOS… (II)


Las últimas cinco décadas resultaron de crecimiento para el voleibol en Cuba, luego de los primeros pasos dados a partir de la primera década del pasado siglo XX.

Un grupo de hombres y mujeres asumieron el desafío de formar a jóvenes talentosos que surgieron por distintas partes de la isla como parte de aquel lema que rezaba “Listo para vencer”, (LPV), mediante el cual miles de niños y adolescentes, encontraron cauce a sus aspiraciones atléticas.

Tras una primera etapa donde las máximas pretensiones era realizar un papel decoroso en los certámenes más encumbrados, gracias a profesores que destacarían como son los casos del propio Jacinto del Cueto, Antonio Hevia, (machito), y los noveles Eugenio George, Gilberto Herrera, Antonio Perdomo, Orlando Samiuel, Jorge Pérez Vento, entre otros jugadores de la selección nacional devenidos a las labores de entrenadores comenzó el desarrollo de esa disciplina.

En las provincias también surgieron un grupo de profesores que trabajaron arduamente aportando bastante material humano bien preparado para el futuro.

Los años ´60 y durante la primera mitad de los ´70, constituyó un periodo de ampliación y cimentación de las bases de lo que es la Escuela Cubana de Voleibol, pero el despegue sería durante los Juegos Olímpicos de Montreal, Canadá, en 1976.

Allí, en la norteaña ciudad la sexteta masculina se ubicó en la tercera posición con una significativa medalla de bronce, convirtiéndose en el segundo deporte colectivo de la Mayor de las Antillas en obtener un resultado semejantes.

En los casi 40 años siguientes, especialmente hasta 2010, los voleibolistas cubanos en uno u otro sexo han sumado 42 medallas, 14 de ellas de oro en las principales competencias que se acreditan en el orbe, entiéndase, Campeonatos Mundiales, Copas del Mundo, la Liga Mundial Masculina y los Grand Prix Femenino, desempeño que los sitúan entre los mejores del planeta junto a Brasil, Rusia, Estados Unidos, Italia, China y Japón.

Esos y otros resultados le merecieron a la Federación Cubana de ese deporte, que dos de sus integrantes fueron seleccionados por su homóloga internacional las designaciones de mejor entrenador y mejor jugadora del siglo XX distinciones que recayeron en Eugenio George y Regla Torres respectivamente, y la inclusión además, de otras personalidades en el salón de la fama de este deporte.

En el recinto de los Inmortales aparecen Mireya Luis y Magalys Carvajal dos excepcionales jugadoras que por más de una década estuvieron en la selección nacional y fueron partes de las legendarias “Espectaculares Morenas del Caribe”.

Junto a ellos cabrián otros nombres, como son los casos de Regla Bell, Yumilka Ruiz, Marlenis Costa, Lily Izquierdo, Ana Ibis Fernández, Idalmis Gato, Tania Ortiz, Imisis Tellez, Mercedes Pomares, Mercedes Pérez, Nelly Barnet, Evelina Borroto, Ana Margarita García y Lucila Urgellés, brillantes jugadoras por solo citar algunas en la rama femenina.

Mientras en el masculino, estarían Orlando Samuell, Jorge Pérez Vento, Ernesto Martínez, Leonel Marshall Sr., Lázaro Beltrán, Joel Despaigne, Idelfonso Valdés, Abel y Victoriano Sarmiento, Pavel Pimienta, Ihosvany Hernández, Osvaldo Hernández y otros sobre los que recayeron muchos de los éxitos antillanos en lides internacionales.

Sin lugar a dudas un pasado lleno de glorias al cual que reverenciar para poder entender el antes, el ahora y el después del voleibol en Cuba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camagüey, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s