AHORA LO QUE CORRESPONDE ES PERFECCIONAR.


Tal vez algunos discrepen, pero a nuestro juicio lo más trascendental para el béisbol cubano resultó la refundación del Salón de la Fama y la exaltación de diez personalidades con méritos, más que suficientes para su pertenencia  a ese recinto.

El hecho va más allá de los terrenos de pelota, de los torneos disputados, y  de la presencia activa de jugadores de la isla en distintas ligas del mundo, fue que se recuperó una buena parte  de la memoria histórica,  no solo en un deporte, sino de la nación en si.

Tras más de medio siglo se logró llegar a un consenso que permitió homenajear a quines desde hacia mucho tiempo merecían, por su  desempeño estar en ese grupo de inmortales de la pelota cubana.

Los que soñaron ese suceso reivindicatoria, y ya no están físicamente, así como los encargados de dar aliento y vida al proyecto, tuvieron que tropezar con tabúes, incomprensiones, mediocridades y hasta alguna que otra miseria, pero lo esencial es que el camino fue reabierto  y la llama alumbra hacia otros rumbos.

Para esta primera ocasión resultó apropiado reconocer a hombres destacados en los diamantes beisbolero de antes de 1959, y habrá que seguir haciéndolo, y y a otros contemporáneos de forma pareja cinco per cápita para cada etapa.

Ahora bien, ninguna obra humana, por mucho esfuerzo, amor y dedicación resulta perfecta, siempre hay aristas por mejorar y una de ella a nuestro juicio se relaciona con la necesidad de limitar etapas, dado que transcurrieron 54 años sin que se realizará exaltación.

Por ejemplo sería injusto valorar el legado de los peloteros que tuvieron sobre sus hombros la inmensa responsabilidad de dar continuidad al béisbol en Cuba en la primera década de las Series Nacionales, luego de la erradicación del profesionalismo, con los que sobresalieron en épocas posteriores.

Es imposible olvidarse de lo aportaron atletas como Pedro Chávez, Miguel Cuevas, Urbano González, Manuel Alarcón y Aquino Abreu entre otros, con demasiados años en su costillas,  y apenas pudieron jugar unas diez  temporadas, con la trayectoria de quienes arribaron después y participaron en 15, 20 ó más campañas.

Por esas y otras razones es imprescindible perfeccionar el sistema de nominación y elección a fin de evitar injusticias que pueden lacerar más de un corazón o conciencia, y poner en tela de juicio tanto esfuerzo y dedicación, porque los cubanos tengan a sus héroes eternos del béisbol

NOW THAT APPLY IS PERFECT.

Some may disagree, but in our opinion the most crucial for the Cuban baseball was the refounding of the Hall of Fame and exaltation ten deserving personalities, more than sufficient for their membership in that chamber.

The fact goes beyond the grounds of ball of the tournaments played, and the active presence of players from the island in different leagues in the world, was that a good part of the historical memory recovered, not just a sport, but the nation itself.

After more than half a century it was possible to reach a consensus that honor quines from long ago deserved for their performance to be in that group of immortals of Cuban baseball.

Those who dreamed that repossession event and are no longer physically and managers give breath and life to the project, had to stumble taboos, misunderstandings, mediocrity and even the odd misery, but it is essential that the road was reopened and the flame shines in other directions.

For this first occasion was appropriate to recognize outstanding men in baseball diamonds before 1959, and must continue to do so, and other contemporary evenly five per capita for each stage.

However, no human work, much effort, love and dedication is perfect, there is always edges to improve and we believe it is related to the need to limit stages, since 54 years passed without exaltation is performed.

For example it would be unfair to assess the legacy of the players who were on their shoulders the enormous responsibility of continuing the baseball in Cuba in the first decade of the National Series, after the eradication of professionalism with which they excelled in later times.

It is impossible to forget what brought athletes like Pedro Chavez, Miguel Cuevas, Urbano González, Manuel Alarcon and Aquino Abreu among others, too many years in his ribs, and barely able to play ten seasons, with the path of those who arrived later and participated in 15, 20 or more campaigns.

For these and other reasons it is essential to improve the system of nomination and election to avoid injustices that can lacerate more than a heart or conscience, and put into question much effort and dedication, because Cubans have their heroes eternal Baseball

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s