FIDELIO CONTINÚA DESLUMBRANDO CON SU ARTE.


El primer mes del año tiene una rara coincidencia en la vida y la obra  del pintor camagüeyano Alfredo Ramón Jesús de la Paz Fuentes Pons,  más conocido por su nombre  artístico  de Fidelio Ponce de León.

Nacido en la otrora Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, el 25 de enero de 1895, Fidelio, falleció en La Habana, cinco días antes de cumplir los 54 años de edad.

A propósito de arribar al aniversario 120 de su natalicio el Consejo de las Artes Plásticas en la ciudad de Camagüey se apresta a celebrar la efeméride con varias actividades durante todo el 2015 que incluye una exposición de sus obras más significativas.

La muestra  quedará abierta el 24 de enero  en la sede del Museo “Ignacio Agramonte y Loynaz”, de la urbe principeña, y acogerá piezas del propio recinto, así como de las colecciones que  se exhiben  en la galería habanera de “Bellas Artes” y en el “Palacio Junco” de Matanzas, serán en total 20 cuadros de su fecundo quehacer.

En el homenaje tendrá como uno de sus principales momentos la XXVII edición del Salón que cada año se dedica a su memoria que en esta ocasión propone incluir algunos cambios y es la de abrir las puertas a creadores que residan  en Cuba o en el extranjero lo cual le da un alcancé internacional al reconocimiento al maestro.

También se incluye en la programación otros eventos relacionados  que tradicionalmente se efectúan en la provincia agramontina como el Salón de la Ciudad en el contexto del aniversario 501 de Camagüey, así como  la Décima Mural en Guáimaro, y Plástica e Identidad Sibanicú.

Fidelio Ponce de león fue uno de los artistas encumbrados en la década de los años ´30 del pasado siglo XX junto a otros imprescindibles de la plástica cubana, como  Amelia Peláez, Carlos Enríquez y Víctor Manuel.

Para los críticos Fidelio fue: “el pintor de las miserias humanas”, fue incomprendido por la sociedad lo cual lo llevó a sumirse en un mundo interior y a la adicción al alcohol, desde muy joven frecuentaba cafeterías, tabernas y bares en los que pintó solo para comer-. Aunque no fue uno de los más críticos artistas de la época, reflejó en sus obras la decadencia, la desesperanza y la pobreza de la sociedad cubana de entonces.

Entre sus obras más conocidas se encuentran  Tuberculosis y Beatas ganadora de uno de los premios de la Exposición Nacional de Pintura y Escultura de 1935

Anuncios
Esta entrada fue publicada en artes plásticas, Camagüey, Cuba, cultura y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s