LA EDUCACIÓN UNA DE LAS 56 RAZONES DE ESTE ENERO.


Entre los males denunciados en el alegato de Fidel Castro Ruz “La Historia me absolverá” estaba el de la educación y el analfabetismo que impedían concretar el pensamiento martiano de “El pueblo más feliz es el que tenga mejor educados a sus hijos en la instrucción del pensamiento y en la dirección de los sentimientos”.

Un ejemplo de ello era que en el propio año 1953 años de los heroicos asalto a los cuarteles Moncada y “Carlos Manuel de Céspedes el 23,6 % de la población mayor de 10 años era analfabeta, mientras que sólo el 55,6% de los niños entre seis y 14 años estaban matriculados en las escuelas, aunque muchos se veían obligados a abandonarla para incorporarse al trabajo como medio de subsistencia.

Por otra parte alrededor de millón y medio de habitantes mayores de seis años no tenían ningún grado escolar aprobado, al tiempo que la matrícula sólo registraba el 52 % de los niños de siete años, el 43,7 de ocho y el 36,6 de los de nueve.

En el país existían sólo 53 464 graduados universitarios, entre ellos 37 292 en la capital del país, con una población analfabeta de seis a nueve años que llegaba a 44,5 % en La Habana, al tiempo que en Oriente alcanzaba un 81,2 %, llegando a un 89% en las zonas rurales.

Esta era una parte de la situación que vivía Cuba antes del Primero de Enero de 1959 y que denunciará el líder histórico de la Revolución en su valiente y trascendental defensa ante sus verdugos.

Por eso desde el Triunfo de la Revolución el Primero de Enero de 1959 las puertas de las aulas se abrieron y llegaron más allá los recintos docentes y tuvo su momento de mayor impacto en la gigantesca campaña que permitió erradicar el flagelo del analfabetismo de la faz de la geografía nacional.

La provincia de Camagüey ha graduado más de 80 mil educandos en las últimas cuatro décadas, desde que se inauguró este tipo de enseñanza en el territorio y donde existe en la actualidad varias Casas de Altos Estudios, la que lleva el nombre del insigne patriota “Ignacio agramonte y Loynaz”, en medio de un proceso de reordenamiento acoge en estos momentos a los alumnos del Pedagógico y de la Facultad de Cultura Física, mientras que continúan su quehacer la Universidad la ciencias Médica “Carlos J. Finlay”, el Instituto Superior de Arte, y los del Ministerio del Interior.

En cuanto a la enseñanza primaria, ningún niño o niña de Camagüey ha quedado sin aulas, e incluso aquellos que requieren una educación especial por presentar algún tipo de discapacidad.

La secundaria básica, el preuniversitario y la técnica profesional tampoco han dejado de nutrir sus centros con adolescentes y jóvenes que con son el ejemplo vivo de una nación conscientes de que “Ser cultos, es el único modo de ser libres”.

THE EDUCACIÓIN ONE OF THE REASONS OF THIS JANUARY 56.

Among the wrongs alleged in the claim of Fidel Castro Ruz “History will absolve me” was that of education and illiteracy that prevented realize Marti’s thought of “The happiest people are the one with better educated their children in the instruction of thinking and direction of feelings. ”

An example of this was that in 1953 years own heroic assault on the Moncada barracks and “Carlos Manuel de Céspedes” 23.6% of the population over 10 years was illiterate, while only 55.6% of children between six and 14 years were enrolled in schools, although many were forced to leave to start work as a livelihood.

Moreover about a million and a half inhabitants over six years had no approved grade, while enrollment recorded only 52% of children aged seven, eight 43.7 and 36.6 of the nine.

In the country there were only 53,464 university graduates, including 37,292 in the capital, with an illiterate population of six to nine years reached 44.5% in Havana, while in the East reached 81.2 % to 89% in rural areas.

This was a part of the situation that Cuba lived before the first of January 1959 and will report the historic leader of the Revolution in his courageous and far-reaching defense against his tormentors.

So from the Triumph of the Revolution on January 1959 the classroom doors were opened and teachers went beyond enclosures and had its greatest impact on the gigantic campaign that allowed eradicate the scourge of illiteracy from the face of national geography.

The province of Camagüey has graduated more than 80,000 students in the last four decades, since this type of education was opened in the territory and where several houses Hautes Etudes exists today, which is named after the patriot “Ignacio Agramonte “in the midst of a restructuring process right now welcomes students and Pedagogical Faculty of Physical Culture, while continuing his work at the University Medical sciences” Carlos J. Finlay “, the Institute of art and Interior Ministry.

As for primary education, no child of Camagüey has run out of classrooms, and even those requiring special education to present some kind of disability.

The basic secondary, pre-university and professional technique have not ceased to nurture their centers with adolescents and young people who are the living example of a nation aware that “Being educated is the only way to be free”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camagüey, Cuba, educación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s