UN SALON PARA LOS INMORTALES.


Tiant, Miñoso y Oliva.

La refundación del Salón de la Fama del Béisbol Cubano  llegó, tras 54 años de silencio y oscuridad, motivo por el cual muchas son las opiniones que dentro y fuera de la Isla se vierten al respecto.

Tarja donde están inscriptos los nombres de los inmortales del béisbol cubano.

Recientemente el cineasta Ian Padrón uno de los promotores que trabajó incansablemente en el proyecto declaró: que constituía  una vergüenza que se careciera de un espacio para honrar a los inmortales de la pelota cubana este es un elemento de tradición popular, y la historia nadie la puede negar : “Un país que no mira al pasado no puede tener un buen futuro”.

Y creemos que sí,  la Revolución arribó a su aniversario 55, en medio de actualizaciones para fortalecerla aún y hacer irreversible el proceso que en definitiva iniciaron los mambises hace más de un siglo, y donde muchos de esos patriotas habían jugado pelota.

Por tanto no habrá miedo en llevar adelante esta labor refundacional porque a nuestros jóvenes y niños hay que contarles la historia de un deporte que es parte intrínseca de la nacionalidad del país.

Entre los peloteros que resultaron esta vez seleccionados  se encuentra  Orestes Miñoso, quien brilló no solo en Cuba, sino su calidad innegable se extendió por otros circuitos beisboleros del mundo llevando la savia de esta disciplina acriollada.

En los Estados Unidos, primeros en las llamadas Ligas Negras, y luego  en las Mayores, “Minnie” se impuso a fuerzas de batazo, corazón y llevando la forma dinámica de jugar que se práctica en el verde caimán antillano.

Fue  uno de los pioneros después de Jackie Robinson, en traspasar el umbral del racismo en la pelota de los Estados Unidos y  se mantuvo en ese nivel por  casi 20 años, dejando cifras que lo avalan en cualquier parte del planeta.

Sin embargo, contradictoriamente es en ese mismo país donde se le ha negado constantemente su acceso al  Hall de la Fama de Coopertowns, y en la más reciente de las votaciones efectuada por el Comité de Veteranos tampoco fue elegido, sin tomar en cuenta sus años victorioso de servicio en el béisbol de Grandes Ligas y ser una persona nonagenaria, que ve como se le está acabando el tiempo sin alcanzar lo que por mérito le corresponde.

En semejante condiciones están otros dos grandes peloteros cubanos Luis Tiant y Tony Oliva quienes además, prestigiaron con su dedicación, el circuito profesional norteamericano con marcas más que suficientes para ser electos.

¿Omisión involuntaria, o discriminación por el color de la piel, ser latinos y cubanos por demás?. Quien sabe.

Por eso es válido  tener nuestro propio recinto donde se homenajean a quienes han dado gloria al deporte nacional, y no regalar, lo que es por derecho propio, patrimonio y legado del pueblo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s