MEMORIAS DEPORTIVAS CENTROAMERICANAS: “BEBITO” SMITH.


La natación cubana ha tenido sus momentos de gloria internacional no solo en los éxitos alcanzados por Rodolfo Falcón y Neisert Bent, en los Juegos Olímpicos de Atlanta ´96, sino también en una legendaria figura que brilló en las primeras décadas del pasado siglo XX se trata de Leonel Smith Polo.

Este destacado deportistas nació en el bello balneario de Varadero, en la provincia de Matanzas, Cuba,  el 30 de junio de 1909 fue precisamente esa aproximación a las aguas del  mar lo que le inculcó el deseo de aprender a nadar.

Más conocido por “Bebito”, este  no tuvo profesores en su formación deportiva  y sin ajustarse a los patrones técnicos de la época  braseaba hasta dos millas diarias en busca de fortalecer su cuerpo, al cual ataba un bote y nadaba el recorrido.

Integrante del Club Náutico de Varadero, con 16 años de edad participó en varias competencias locales en las pruebas de en 100, 400 y 1 500 metros libres, así como en el relevo 4 x 100.

Su consagración llegará durante los I Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en México, 1926, donde gana las presea doradas  en los 400 metros estilo libre, con tiempo de seis minutos seis segundos y tres décimas, en los 1 500 con 26:17,7 y en el relevo 4 x 100 libre junto con Carlos González, Alberto Gou y Gonzalo Silverio.

En la justa centrocaribeña efectuada cuatro años más tarde en La  Habana 1930, obtiene medalla de oro en 400 estilo libre con 5:28,6, así como en los 1 500 con 22:22,0 y en el relevo 4 x 100 con 4:26, 2 junto a Cosme Carol, Pablo la Rosa y Gonzalo Silverio y plata en los 100 metros estilo libre. De esa forma archivaría  seis títulos en la  justa deportiva  regional más antigua  de la historia.

Este portentoso atleta vio trunca su vida atlética  cuando en 1931 sufrió un lamentable accidente automovilístico, con fracturas en los dos brazos y las dos piernas, lo cual le obligó a despedirse del deporte activo dedicándose posteriormente a la labor de entrenador.

“Bebito” Smith fue de los que se mantuvo en la isla tras el triunfo de la Revolución, y aunque en 1964 se jubila laboralmente, continuó prestando sus conocimientos y experiencias  especialmente a los niños, conciente de que esta disciplina hay que comenzarla desde que ellos son párvulos con quienes demostró fehacientemente esa teoría.

En el año 2000  este hombre falleció en La Habana en el a la edad de 91 años, pero dejando atrás una estela maravillosa de amistad, cariño y respecto, por  su comportamiento ante la vida.

En honor a este pionero del deporte en 1999 se instituyó que el 30 de junio fuera el “Día de la natación cubana”, un inigualable paradigma de entrega y al deber.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s