MUÑOZ: UN CUBANO DE LOS DE FIDEL



Miami se convirtió desde hace 55 años en el reservorio natural de cuanto de las personas “huyeron del horror del comunismo”, luego del triunfo de la Revolución cubana el Primero de enero de 1959.

Desde entonces, hacia allí han marchado esbirros, torturadores, asesinos, mercenarios, politiqueros, y también aquellos que viajaron para reunificarse con los familiares, así como los que deseaban una mejoría económica, dado el hecho de que Estados Unidos es uno de los países más desarrollado del planeta.

Sin embargo, por más de cinco décadas en esa zona del sur de la Florida lo que ha predominado es el odio visceral hacia el proyecto de justicia social que se lleva a cabo en la Isla, el ejemplo que ha esta dado al mundo al enfrentar al Imperio más poderoso conocido por la humanidad, sin doblegarse, ni hacer dejación a los principios.

En ese periodo lo más recalcitrante de la contrarrevolución han gestado los planes y acciones de asesinato, secuestro y terrorismo contra Cuba, y todo lo que representan a la tierra de Martí y Fidel, han sido tratado despiadadamente por esos individuos que se agrupan en organizaciones, como la Fundación Nacional Cubano Americana, Alpha 66; la CORU y otras de esas asociaciones que en cualquier otro lugar hubiesen sido declarada ilícitas.

Por otra parte artistas, científicos, académicos y deportistas han encontrado numerosos escollos para intercambiar con sus homólogos norteamericanos, a causa del bloqueo impuesto por el gobierno yanqui desde hace más de medio siglo.

Recientemente el cantautor Tony Ávila y el Dúo Buena Fé, fueron víctimas de esos hechos cuando grupos que se resisten a los cambios de los tiempos pretendieron impedir sus actuaciones en aquella ciudad.

Otra gota que desborda la copa tuvo lugar en la visita del ex pelotero Antonio Muñoz. Invitado por amigos a compartir en un fraternal encuentro en el Bucky Dent Park, en Hialeah en un juego del recuerdo que acogió a varios jugadores cubanos que radican ahora en Miami, el gigante compartía con todos ellos y con aficionados que le pedían autógrafos o tomarse una foto con el Gigante del Escambray.

Acerca de ello Muñoz agradecía las muestras de cariño que le ofrecían, cuando la prensa “amarilla” quiso pasarse de simpática. Uno de los columnista del Nuevo Herald, diría, “…no todo fue un paseo sobre alfombra roja, (…) se le hicieron preguntas difíciles que sacaron respuestas difíciles”.

¿Y cuáles fueron esas respuestas?

“Yo si soy revolucionario, porque nací en Cuba y jamás he criticado a nadie que venga para acá”, “Al contrario. Aquí estamos reunidos, pero si soy revolucionario, porque me eduqué con la Revolución, vivo con la Revolución y muchas oportunidades que me ha dado”.

Así, sin pelos en la lengua el Gigante puso en su lugar a quienes intentaron aguar la fiesta y reafirmó que él continúa como cubano, pero de los de Fidel, o como cerró su concierto Buena Fé, con aquella canción que es un himno a la dignidad, “Cuba va”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s