VENTANA AL MUNDO: ESCOCIA, ¿EL HIJO ADVENEDIZO?


El pasado 19 de septiembre la atención del mundo se concentró por algunas horas en Escocia, una de las cuatro porciones  que conforman el Reino Unido, Gales, Irlanda del Norte e Inglaterra, son los otras.

La cuestión es algo que quizás está de moda en estos tiempos, aunque en realidad son sentimientos acumulados, durante décadas y siglo de sometimiento económico, político y social, que en el caso que nos ocupa es de carácter monárquico y que al parecer la humanidad del siglo XXI no desea continuar  padeciendo.

Tampoco se puede obviar que la crisis financiera global, y las secuelas del neoliberalismo, que en su afán de ganancia despedaza las identidades nacionales, también es un complemento a esa situación.

El llamado referendo era para responder si los ciudadanos deseaban mantenerse dentro de la formación realista, o por el contrario se acogían  al estatus  de independencia, cuestión esta última que ha permanecido demasiado tiempo sobre el tintero y que en los últimos tiempos adquirió mucha fuerza entre los ciudadanos escoceses, sobre todo entre los  más jóvenes que a fin de cuenta son los que más sufren los recortes de salud, educación  y vivienda  etc.

A las urnas acudieron alrededor del 80% de los posibles votantes calculados en poco más de cuatro millones de ciudadanos, incluidos cerca de  500 mil galeses, irlandeses e ingleses quienes residen en el territorio escocés.

La mayoría simple calculada en un 55% voto por permanecer dentro de la órbita de Gran Bretaña, en buena medida hombres y mujeres mayores, que asustados por las declaraciones de los integrantes  del partido conservador encabezado por el Primer Ministro Dave Cameron.

Ellos junto a voceros de sus socios de la Unión Europea, la Organización del Tratado del Atlántico Norte, (OTAN) y otros aliados imprescindibles como los Estados Unidos, se encargaron de  inocular un poco de miedo en esas personas, que sintieron amenazado el sustento diario, así como la agitación del fantasma del terrorismo y la guerra nuclear entre otros tópicos.

Sin embargo, el margen reflejado en las urnas no fue todo lo deseado, más bien constituye una breve tregua, un suspiro para sostener la monarquía que se “tambalea” como un castillo de  arena en medio de gigantescas olas.

Por lo pronto, los que quieren “zafarse” del reinado han prometido seguir en la batalla y de hecho ya se aprecia a través de las manifestaciones en varias regiones de Escocia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en europa, internacionales y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s