FUTBOLERIAS TRAS BAMBALINAS


La calificación al fútbol del más universal de los deportes, puede ser discutible, pero lo que nadie pone en dudas es  de ser una de las disciplina más mediáticas  del mundo.

Algunos deportes como el atletismo que agrupa pruebas de carreras, saltos y lanzamientos,  o el boxeo y la lucha, los sitúan  entre las primeras expresiones del ser humano por la subsistencia además de aparecer entre las primeras competencias convocadas en los Juegos Olímpicos de la Antigüedad.

Pero el fútbol se juega que en los cuatro puntos cardinales del planeta, es atractivo para hombres y mujeres, por la característica de practicarse entre un grupo de personas, y también, porque  se puede hacer con los pies, lo que está prohibido con las manos, y la afición disfruta de ese alucinante éxtasis de 90 minutos de  duración de cada partido.

En la actualidad la Federación Internacional de Fútbol Asociación, universalmente conocida por sus siglas (FIFA), se creó el 21 de mayo de 1904 con sede fijada  en Zúrich, Suiza, es una organización que agrupa a 209 asociaciones o federaciones de fútbol, lo cual le permite contar  con 17 países más que la propia Organización de las Naciones Unidas, (ONU) y cuatro menos que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, (IAAF) y que la Federación Internacional de Baloncesto, (FIBA),  pero nos atrevemos asegurar que es  una de las más poderosas entidades deportivas a escala global.

La FIFA es la única federación deportiva que le ha subido la parada al propio Comité Olímpico Internacional, al regular por edades la presencia de los mejores jugadores de fútbol  en los eventos  multidisciplinarios como son los juegos olímpicos, panamericanos y centroamericanos, precisamente ante la apertura  realizada por la máxima organización deportiva mundial hacia la profesionalización  durante la era Samaranch, por lo que el entonces titular de la Federación Internacional de Fútbol  el brasileño. João Havelange, puso un muro de contención ante el voraz apetito olímpico, y después de dimes y diretes se llegó a la calma con acuerdos que beneficiaban ambas partes, aunque la autoridad y la imagen  del COI salieron dañadas de la fuerte puja.

Por ello a la máxima cita estival solo pueden asistir por países, tres jugadores con edad superior a los 23 años de edad, lo cual imposibilita que los equipos puedan disponer de todas sus posibilidades en la competencia.

Esta decisión obedece al deseo expreso de asegurarse que la Copa Mundial, que se celebra cada cuatro años,  cuente con los mejores jugadores del planeta e impedir que los Juegos Olímpicos se roben el show, y con ello los millones que hay detrás de cada certamen de esa envergadura.

Sin embargo, la FIFA y su cúpula no han escapado a los escándalos de corrupción que como látigo ha azotado al deporte en general en los últimos años, tanto a nivel de ligas como en el propio seno de la organización, por ello mientras la  fiesta de la Copa en Brasil pone a bailar al orbe, el reinado de Joseph Blatter se inclina peligrosamente en medio de las acusaciones hechas por el otorgamiento de la sede de la cita del año 2020 a Qatar.

Un buen símil nos los recuerda el escritor colombiano Ricardo Silva Romero al señalar: “La FIFA me recuerda al Vaticano: un estado aparte. Un poder inmenso. Y un peligro. Pero también una organización que ha elevado al fútbol a la categoría de mejor espectáculo del mundo, que, aunque tenga esa tras escena más bien sórdida, ha conseguido crear más y más hinchas como una multinacional imparable. El fútbol es, en cualquier caso, infinitamente superior a la FIFA y la FIFA, a diferencia del Vaticano, no tiene fieles ni turistas”.

En esa magia están atrapados por más de 30 días unos 3 200 millones de personas en lo que se denomina planeta fútbol y mientras tanto Blatter y su cohorte sonríen satisfechos, viendo como las arcas “engordan” y la popularidad, pasión o adición por el balón continua rodando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en deporte, fútbol y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s