MARTÍ EL DESTERRADO.


Entre las grandes penas que sufrió José Martí estuvo el  destierro de  Patria, incluso en su propio país cuando el  13 de octubre de 1870 arriba a la Isla de Pinos luego de cumplir prisión en las canteras de San Lázaro, por su conocida posición de escribirle a un condiscípulo que prefirió estar al lado de los españoles.

La salida definitiva del apóstol de Cuba se produce el 15 de enero de 1871: entonces le escribe a su madre:

“De aquí a 2 horas embarco desterrado para España. Mucho he sufrido, pero tengo la convicción de que he sabido sufrir. Y si he tenido fuerzas para tanto y si me siento con fuerzas para ser verdaderamente hombre, sólo a Vd. lo debo y de Vd. y sólo de Vd. es cuanto de bueno y cariñoso tengo.

El destierro y en el propio viaje denuncia  las torturas, atropellos y crímenes a los que eran sometidos sus compañeros de infortunio, señalando como uno de los más connotados responsables al Comandante del Presidio, teniente coronel Mariano Gil Palacios, quien forma parte de los pasajeros de esta embarcación.

Ya en Madrid continúan sus acciones revolucionarias en favor de la independencia. Su estancia allí  le permite conocer las raíces del Sistema colonial y el desprecio de sus gobernantes al naciente pueblo cubano que se inmolaba en la manigua redentora.

A mediados del año 1871, sale a la luz pública en España, “Castillo” y “El Presidio Político en Cuba”, dos contundentes denuncias de las condiciones infrahumanas a las que eran sometidos los cubanos condenados por las autoridades coloniales.

Y un año después, público ¡27 de Noviembre!, donde dice:

«(…) Nosotros amamos más cada día a nuestros hermanos que murieron, nosotros no deseamos paz a sus restos, por que ellos viven en las agitaciones excelsas de la gloria, nosotros vertemos hoy una lágrima más a su recuerdo, y nos inspiramos para llorarlos en su energía y en su valor, ¡lloren con nosotros todos los que sientan! ¡Sufran con nosotros todos los que amen! ¡Póstrense de hinojos en la tierra, tiemblen de remordimiento, giman de pavor todos lo que en aquel tremendo día ayudaron a matar!».

Así fue el Héroe Nacional el hombre que el 19 de mayo de 1895 cayó en combate de cara al sol en Dos Ríos, luchando por la independencia de Cuba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, historia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s