EL GIRON DE LA PELOTA


integrantes del equipo Cuba, campeón mundial de béisbol en 1961 y algunos de los jugadores más destacados.

Hace 53 años en las arenas de Playa Girón el pueblo cubano obtenía el primer gran triunfo militar contra el imperialismo yanqui, al derrotar en menos de 72 horas la invasión mercenaria, organizada, financiada por el gobierno de los Estados Unidos.

Mientras en la Isla los milicianos, el ejército rebelde, y todas las fuerzas bajo la liderazgo indiscutido del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, libraban la batalla a miles de kilómetros en Centroamérica, deportistas de la Mayor de las Antillas  sostenían otro singular combate  para hacer valer los principios de la Revolución que horas antes había declarado si carácter socialista.

El equipo de béisbol de Cuba que participaba en la Serie Mundial de San José, Costa Rica, enfrentó son valor y estoicismo el hostigamiento constante de la contrarrevolución la incertidumbre de lo que ocurría en la Patria con el deseo de estar al lado de familiares, amigos y compañeros

A ello se unían la campaña de desinformación orquestada por la administración Kennedy, la cual difundía la caída de La Habana y la muerte de los principales dirigentes revolucionarios.

En esas circunstancias los  integrantes de la delegación enviaron un mensaje a Fidel en el cual se planteaba «Comandante, estamos dispuestos a cambiar bates por fusiles y pelotas por granadas. Díganos qué hacemos».

En esas difíciles condiciones con la orientación expresa de que continuarán desempeñándose en la competencia, los peloteros  de Cuba rubricaran una de sus mejores actuaciones en certámenes internacionales.

Un ejemplo de ello fue la paliza propinada al equipo de Guatemala 25 carreras por cero, lo cual contradijo el deseo del General Idígoras Fuentes quien  les había encomendado a sus peloteros «Denles duro a esos comunistas».

El  propio 19 de abril mientras sus compatriotas vencían en Playa Girón los peloteros aseguraban el campeonato Mundial al derrotar 13 por una a México con triunfo personal del entonces muy joven lanzador zurdo  José Miguel Pineda.

La labor de aquellos hombres en los terrenos de béisbol de San José fue espectacular, establecieron diversas marcas que aún perduran, pero lo que más trascendió en el tiempo fue el ejemplo de vergüenza y dignidad brindado en aquellos gloriosos días  de la Victoria.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, Cuba, deporte, historia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s