YA ESTAMOS EN CONGRESO


Con los mismos sentimientos de cubanía enarbolados en 1868, mujeres y hombres de la cultura celebran su  VIII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, (UNEAC), con el firme propósito de defender las conquistas sociales surgidas a partir de enero de 1959.

El alma de la nación acompaña a cada delegado e invitados y junto a ellos están quienes aportaron amor y luz a las artes  las letras cubanas.

La eterna presencia activa y vibrante de quienes legaron y consagraron su obra a la patria  José Martí, Carlos Manuel de Céspedes, José María Heredia Leopoldo Romañach, Nicolás Guillén, Alejo Carpentier, Don Fernando Ortiz, José Lezama Lima, René Portocarrero, Amelia Peláez, Víctor Manuel, Cintio Vitier, Amadeo Roldán, Rita Montaner, Ignacio Villa, (Bola de Nieve), el Benny, Fernando y Alberto Alonso, brindan su luminosidad sublime a cada palabra, cada debate, todas las acciones que durante estos dos días se efectuarán en ese ámbito.

En la gran fragua de la nación, que fue la lucha por la independencia en el siglo XIX, en que cobró cuerpo y espíritu la cultura nacional, que más allá de la música, el teatro, la literatura o el baile en punta, acoge por igual a quienes desde variadas profesiones, zonas intelectuales o científicas, contribuyen en ese derrotero de añadir algo más a la nación.

Es válido recordar aquel proceso de formación en que el imaginario popular desempeño un rol importante surgió  algunos de los valores intrínsecos de la cultura cubana para pensar y proyectar primero la independencia y luego la Revolución la cual alberga en si todas las justicias sociales posibles.

En todo ese largo y difícil camino transformador se inscriben hechos de honda trascendencia  como fue la creación del poética de Heredia, el propio Alzamiento de la Demajagua, la creación del himno de Bayamo, convertido luego en símbolo nacional, la palabra mambí, los hechos de armas de Ignacio Agramonte, Antonio Maceo y la primera carga al machete realizada por Máximo Gómez y las Asambleas Constituyente, que tuvo en Guáimaro su cuna, la Guerra del ´95, la creación del Partido Revolucionario Cubano (PRC), y el Periódico Patria, la posición de los patriotas en contra de la intervención yanqui  y de la Enmienda Platt.

Las luchas contra los gobiernos entreguistas que surgieron al calor de la república, la Protesta de los 13, la fundación del Grupo Minorista y del Movimiento de Veteranos y Patriotas, así como la fundación del Partido Comunista de Cuba fueron hechos consustanciales del desarrollo de la cultura que tuvo sus puntos culminantes con el Asalto al Cuartel Moncada, el alegato “La Historia me Absolverá, el Desembarco de los Expedicionarios del yate Granma” y el propio triunfo revolucionario.

Ese trayecto de más de un siglo el pueblo de cuyas entrañas surge el fuego que alimenta el crisol que forjó la espada y el escudo para defender la nación ha sido el principal artífice de los sueños alcanzados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, cultura y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s