ICAIC: OBRA CULTURAL DE LA REVOLUCION


Negar la existencia de un cine cubano prerrevolucionarios sería no dar crédito a la presencia misma de la cultura en el país y de los mismos hombres y mujeres que impulsarían el desarrollo cinematográfico en los últimos 55 años.

La existencia de directores, guionistas actrices y actores, así como otros especialistas sustentaron las bases para el proceso espectacular, en calidad del séptimo arte en Cuba.

El 24 de marzo de 1959, a menos de tres meses del triunfo de la Revolución tenía lugar uno de los sucesos culturales más trascendentales  de la nación  con la fundación del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfico, (ICAIC).

Esta institución núcleo alrededor de él un grupo valioso de de creadores que dan aporte a la cultura cubana, no solo con la utilización de una nueva estética, ejemplos concreto en esos años de la década de los ´60 del pasado siglo XX con filmes como “Memorias del subdesarrollo”, “Manuela” “La Primera carga al machete” que mostraron la verdadera cara de la Isla.

También está la fundación del Noticiero ICAIC Latinoamericano que estuvo en Santiago Álvarez, no solo a un hacedor inigualable, sino un artista especial de cuyo magisterio se forman  y se nutren varias generaciones al plasmar en el celuloide la realidad cubana de aquellos tiempos.

Este maestro  también sentó cátedra en el documental  que ubicaron a Cuba y sus realizadores en un primer plano en el continente y el mundo, al regalar al público clásicos como  “Now” (1965), “Hanoi, martes 13” (1966); “ LBJ” (1968) y “79 Primaveras” (1969), y “El tigre saltó y mató… pero… morirá…morirá…!!!. (1973), entre  más de 70 obras.
La existencia de los Estudios de Animación del ICAIC es otro de los puntales que revolucionaran el gusto estético no solo de los niños y adolescentes, sino también de los cinéfilos en general, la creación del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano y la Escuela Internacional d cine de San Antonio de los Baños son aportes indiscutible a este arte en Cuba.

La extensión cultural de la institución abarca también el cartel, el cual abandona lo postulados creativos utilizado hasta ese momento para enrumbar nuevos caminos con logros que hoy son un patrimonio del arte nacional.

El Grupo de Experimentación Sonora, agrupo a jóvenes que tenían cosas nuevas que decir en la canción cubana, y fue fragua donde acrisolo el Movimiento de la Nueva Trova.

Mientras que  la Revista de Cine Cubano que aún es una de las publicaciones ha logrado hasta el presente no solo ser una guía temática, sino centro donde el pensamiento ha tenido puertas  para su  presencia activa.

Pero lo que más ha caracterizado al ICAIC es su acompañamiento a la Revolución como demostración fehaciente de agradecimiento desde la diversidad, pero con total voluntad por la unidad del país.

Esta entrada fue publicada en cine, Cuba, cultura y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s