UN TORNEO QUE HIZO HISTORIA (II FINAL)


El XI Torneo Internacional de Ajedrez Capablanca In mermorian efectuado al estilo Congreso, tuvo como premisa la fuerte combatividad mostrada por los trebejistas al extremo de que ninguno de los 32 participantes pudo finalizar invicto.
Una muestra de ello ocurrió en el  Grupo Premier  donde hubo un detalle sumamente curioso cuando ocurrió en la primera ronda, los grandes maestros, (GM) Ulf Anderson de Suecia y Eduard Gufeld de la entonces Unión Soviética, cayeron derrotados ante los jóvenes maestros internacionales Guillermo García de Cuba y Wlodimierz Schmidt de Polonia respectivamente.

Así, ambos jugadores aparecían ocupando los puestos 15-16 de la tabla de posiciones de la justa con cero puntos en la primera fecha de competencia, pero cual no sería la sorpresa cuando la final del certamen eran Anderson y Gufeld  los que se ubicaba en el primero y segundo lugar  en ese orden, por lo  cual quedaba demostrado aquel refrán de que no van lejos los de adelante si los de  atrás juegan bien.

Una buena actuación tuvo el joven Rainer Knaak de la entonces República Democrática Alemana, quien encabezó a los maestros internacionales que buscaban alcanzar cuota de GM, al lograr los 10 puntos necesarios para fijar ese resultado.

El grupo maestro fue una victoria rotunda para el ya desaparecido Raymond D. Keene,  quien a pesar de caer en la última jornada dejó tendido en el camino a diez reyes adversarios, mientras acordaba armisticio con otros cuatro.

Por Cuba sobresalieron las actuaciones del propio Guillermo García quien ocupó  la séptima posición del Grupo Premier y quien tuvo la posibilidad lograr una media norma de GM lo cual no se materializó en ese momento, pero si días después en el certamen de Palma de Mallorca, España.

En el Grupo Maestro  el entonces muy jovencito experto Amador  Rodríguez, tuvo una fabulosa actuación al sumar 11 puntos de 15 posibles y sobrepasar la puntuación para el título de MI, sin embargo, solo le alcanzó para terminar en el segundo peldaño tras el extraordinario desempeño del británico Keene.

El XI Capablanca In memorian fue una magnífica oportunidad para los ajedrecistas no solo cubano, sino para  los trebejistas del  Camagüey, quienes pudieron interactuar con figuras de altísimo nivel, lo cual a mediano y largo plazo representó la obtención de cinco títulos de MI y varios de Maestro FIDE.

También después del clásico ajedrecístico cubano, Camagüey se convirtió en plaza fuerte con la puesta en marcha de un torneo internacional propio de la región el dedicado a José Fernández Migoya, con el cual transcurrió un periodo de mucho esplendor en la década de los años ´70, ´80 y ´90 del siglo XX, en que las dificultades económicas interrumpió el paso ascendente del ajedrez en esta provincia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ajedrez, Camagüey, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s