LA CIENCIA POR APLICAR EN EL BEISBOL CUBANO


Hace muchos años el líder de la Revolucion cubana Fidel Castro Ruz, señaló que el futuro sería de los hombres de ciencias, y por tal razón la dirección del país, preparó las condiciones para la preparación de cientos de miles mujeres y hombres en los diversos campos del saber de la humanidad, el más valioso capital con el cual Cuba cuenta en la actualidad.

En la rama deportiva, con la creación de los centros de altos estudios como es la Universidad del Deporte Manuel “Pity” Fajardo y las respectivas facultades a lo largo y ancho de la Isla, son miles los licenciados graduados en la Cultura Física, solo en Camagüey, una de las provincias con menos densidad poblacional, la cifra rebasa los tres mil egresados, también son cientos los que tienen la categoría de master, y más de una decena de doctores.

Sin embargo, en los últimos años los resultados deportivos en varias disciplinas no responden a la presencia de ese potencial, en las áreas deportivas, escuelas y academias y el descrecimiento de medallas en competencias internacionales no fluye con la misma cantidad y cualidad que en épocas anteriores.

Es cierto que el mundo del deporte ha cambiado vertiginosamente, debido entre otros factores, a un creciente profesionalismo y comercialización de la actividad, el respaldo estatal de algunos países, no por beneficio del ser human, sino en busca de una imagen que respalde e sistema social elegido. Hoy son más la cantidad de sponsor comprometidos en sufragar la atención a los atletas también para vender sus marcas.

Pero, en Cuba en algunos casos se ha descuidado esta parte del saber, un ejemplo es el béisbol, donde increíblemente la Mayor de las Antillas se ha quedado atrás en cuanto a la utilización a herramientas que posibiliten un mayor desarrollo.

Uno de esos instrumentos es la sabermetría, sistema que busca ampliar el horizonte en cuanto al rendimiento individual y colectivo en la pelota, dejando a un lado las estadísticas tradicionales de average de hit conectados por veces al bate, o el promedio de carreras limpias permitidas por cada nueve entradas de actuación, que en la prehistoria del béisbol fueron datos esenciales, para conocer el quehacer de los peloteros, en la actualidad son prácticamente elemento obsoletos, ante la investigación y el estudio que llevan a cabo los especialistas en análisis matemático, informáticos y otros profesionales desarrollan diversos software para aplicarlo a las características del juego.

A tal efecto existe, quizás anónimo grupo denominado, Grupo Independiente para la Investigación del Béisbol, (GIIB) que desde hace años vienen trabajando en tal sentido con resultados reconocidos, solo que quienes deben aplicarla se ha obstinado en desconocer obviando esa parte de la ciencia y la técnica indispensable en estos tiempos.

Con razón internauta decía en el sitio digital Cubadebate, “Ya se formó el recurso más difícil, el humano, el material humano para hacer ciencia. ¿Por qué no se usa apropiadamente pues?” esa respuesta debiera responderla el INDER y la comisión de béisbol

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s