MARTÍ: EL FUEGO DE SU LUZ


A 161 años del natalicio del más universal de todos los cubanos, José Martí, se celebra el aniversario con la realización de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, (CELAC), organismo que se inscribe dentro de su pensamiento más auténtico.

José Martí.

“(…) Pensar es servir (…)”, escribió el Héroe Nacional cubano en una de sus obras trascendentales “Nuestra América”, ensayo que recoge, “(…) las armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras”.

Al analizar ese documento tal pareciera que Martí estuviera señalando el camino por donde transitan el indio, el negro, los mestizos y blancos de estos pueblos del Río Bravo a la Patagonia, junto sus hermanos de las Antillas que durante cinco siglos fueron preteridos, humillados y explotados por el coloniaje de las llamadas naciones “civilizadas”, que a fuego y sangre trataron de borrar la cultura ancestral existentes en esas tierras.

El pensamiento del Apóstol cubano, como el de Simón Bolívar, a quien llamó con toda justicia el Libertador, sirve de sustento en el propósito de alertar a las naciones latinoamericanas y caribeñas, “(…) El desdén del vecino formidable, que no la conoce, es el peligro mayor de Nuestra América, (…)”. Y en otra parte señalaba ” (…) Lo primero que hace un pueblo para llegar a dominar a otro, es separarlo de los demás pueblos (…)”.

José Martí quien vivió en el monstruo conoció sus entrañas, supo apreciar el carácter voraz del naciente imperialismo de los Estados Unidos y advirtió, “(…) Ya no podemos ser un pueblo de hojas, que vive del aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumbando, según acaricie el capricho de la luz, o la andan y talen las tempestades; ¡Los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas!”.

La triunfante Revolución cubana sufrió y aún padece las secuelas de esa infame política yanqui, que trató y aún trata de separarla de sus hermanos de raza y cultura.

Pero soplan nuevos aires al sur del Río Bravo los tiempos cambian, los pueblos cansados de tanta ignominia se aprestan a guiar su destino inspirados en aquel llamado de Martí, “(…) “Es hora del recuento y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, es resultado de esos sueños bolivarianos y martianos, (…) ¡Porqué ya suena el himno unánime; la generación actual lleva a cuestas, por el camino abonado por los padres sublimes, la América trabajadora; (…) sentado en el lomo del cóndor, regó el Gran Semí, por las naciones románticas del continente y por las islas dolorosas del mar, la semilla de la América nueva!.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, internacionales, latinaomérica y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s