EL BEISBOL CAMAGUEYANO: PARA NO VIVIR DEL CUENTO


A finales  del 2013 esbozamos algunas ideas acerca del resultado del equipo de Camagüey en la 53 Serie Nacional de Béisbol en Cuba,los cuales dictaron bastante de las aspiraciones de la propia selección, de las autoridades del territorio y sobre todo de la afición.

Se pensó que con la nómina conformada, aún con las ausencias de última hora de todos conocido, los agramontinos poseían material humano, suficiente para una mejor ubicación en la tabla de posiciones, e incluso, para alcanzar la clasificación para la siguiente fase, comparado hombre a hombre con otros conjuntos que si lo hicieron o estuvieron cerca de ello.

Una mirada a la estadísticas del torneo muestran que los camagüeyanos no fueron los perores en los tres departamentos principales de juego.

Ocuparon el décimo lugar en bateo colectivo con average de 257, cuando la media del certamen fue de 264; en la defensa ocuparon la séptima posición con 975, superior en dos unidades al promedio de los 16 equipos, mientras que el pitcheo, 3,45 carreras limpias permitidas por cada nueve entradas de actuación mejor que el 3,66 del torneo.

Incluso produjeron 3,97 carreras por desafío mucho mejor de lo que los lanzadores permitían a los contrarios, tampoco en datos de la “novedosas” fórmulas de la sabermetría, al menos en el béisbol cubano, fueron de los últimos puestos, entonces, ¿cuál es el problema que lastra los resultados de los camagüeyanos?.

No podemos hacer una valoración total, pero si hay elementos que no escapan a la vista y al desempeño cotidiano de la campaña. Nuevamente los tres departamentos de juego ofensiva, defensa y pitcheo, carecieron de organicidad, porque cuando una cosa salía bien, las otras echaban por tierra el resultado final.

Durante los primeros 30 desafíos el equipo no pudo hilvanar cadenas de victorias consecutivas, no se impulsaban las carreras a la hora necesaria, y otro viejo problema salía constantemente a relucir, contra los equipos llamados fuertes, dígase, Villa Clara, Industriales o Santiago de Cuba, el conjunto se comportaba a gran altura, pero caía con suma facilidad contra los supuestos elencos débiles, y en una serie tan corta cada derrota es un camino hacia los lugares más alejado de la clasificación.

En las últimas cinco temporadas Camagüey no ha logrado ir más allá de un décimo lugar, con un descolorido decimocuarto peldaño en esta ocasión, con una media que lo ubica en el lugar 13.

Durante varios años también hemos escuchado a los directivos del deporte y del béisbol señalar que la preparación para cada temporada ha sido buena, no lo dudamos, pero entonces, qué es lo que sucede cuando las cosas son de verdad.

Por lo pronto, el análisis de lo sucedido, no solo en el último lustro, recordemos que la provincia no obtiene un título desde hace 37 años, -y el conformismo por una clasificación, o discusión de un campeonato ya no es asidero firme-, debe ser erradicar de una vez y por todas, los problemas y deficiencias que viene perjudicando a la provincia desde hace mucho tiempo, la necesidad de incorporar los municipios tradicionales a los aportes del béisbol grande, la convocatoria a glorias de este deporte para que pueden brindar conocimientos y sabidurías , entre otras acciones, puede ser el inicio del camino para que la pelota en la tierra de Agramonte vuelva a brillar con luz propia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, Camagüey, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s