FATJO: EL SEÑOR DEL JARDIN DE LOS SUEÑOS


Acerca de Juan Miguel Fatjó había escuchado hablar de él en varias oportunidades a los vaqueros camagüeyanos, quienes lo consideran una verdadera institución en el arte del espectáculo del rodeo.

Juan Miguel Fatjó.

Hace poco más de un año, a raíz de la inauguración de las instalaciones de la Feria Agropecuaria de la ciudad de Camagüey y de la cabalgata que se efectuó desde el Casino Campestre, mayor parque urbano de esta mediterránea urbe situada en la región central de Cuba, hasta el recinto ferial, tuvimos la oportunidad de conocerlo personalmente y hasta de entrevistarlo por aquel suceso de honda significación para él por ser un sueño convertido en realidad.

A primera vista Fatjó, hombre de uno 60 años de edad, de mediana estatura, y fuerte complexión física, con sombrero alón y vestido con las mejores galas que puede hacerlo vaquero, nos pareció un hombre rudo, curtido por la rudezas de su labor en el campo, pero asequible a reclamó reporteril de ocasión.

Con el tiempo conocimos también de su carácter altruista y de su desinteresado trabajo al frente del Centro Provincial de Rehabilitación Ecuestre ubicado en una de las áreas del Centro Cultura y Recreativo Casino bajo el cuidado de la Empresa de Flora y Fauna del territorio.

A ese lugar asisten niños y niñas con determinadas discapacidad es psicomotoras, quienes mediante el contacto con los equinos desarrollan ciertas habilidades que l permite mejoramiento de la calidad de vida de los infantes, quienes con sus sonrisas agradecen el desvelo que los especialistas y trabajadores de esa institución ponen en ellos.

El área de equino terapia se fundó en el año 2008, sin embargo, desde muchos tiempo atrás, el patio de la casa de Juan Miguel Fatjo era visitado por muchos niños, quienes buscaban y hallaban en la afectividad del caballo y sus pasos entrenados, lo que por otra vía la naturaleza les había negado.

Esfuerzo, empeño y batallar diario dio al traste con la creación de este centro multidisciplinario dedicado al inusual tratamiento terapéutico y a la ardua preparación de los animales utilizados en el.

En declaraciones a la colega Lianet López, Fatjó señaló: “Estos caballos requieren un entrenamiento especial para adquirir el paso tridimensional, consistente en que las patas traseras pisen en el propio lugar donde lo hacen las delanteras, y generen un movimiento similar al del cuerpo humano”.

El Centro de Rehabilitación Ecuestre, es un jardín donde los sueños pueden ser posibles gracias a personas que hacen ejercicio diario de que aquello dicho por el cantautor “solo el amor hace posible la maravilla”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camagüey, Cuba, sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s