VENTANA AL MUNDO: EL IMPERIO BLOQUEO A LA SALUD CUBANA


Nuestra mirada al acontecer internacional está dirigida a una de las medidas más crueles conocida en la historia de la humanidad, el bloqueo diplomático, económico y financiero que el gobierno John F. Kennedy implanto oficialmente el tres de febrero de 1962 mediante la Orden Ejecutiva Presidencial 3447.

Esta decisión fue el resultado de un grupo de restricciones, que desde febrero de 1959, a poco más de un mes del triunfo de la Revolución, la administración Republicana de Dwight Eisenhower iniciará contra la Isla.

En delirante obsesión los distintos presidentes que sucedieron a los mencionados, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Clinton, Busch hijo, así como el actual mandatario Obama, han tratado de ahogar a la nación cubana mediante el hambre, las epidemias y las enfermedades, sin desdeñar para nada la agresión armada, la guerra sucia, y los intentos de subversión.

Para nada ha importado que en numerosas ocasiones la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, se haya pronunciado por el fin del bloqueo, y numerosos gobiernos organismos multilaterales y organizaciones no gubernamentales, incluso de los propios Estados Unidos se hayan pronunciado por el cese de esa forma discriminatoria en las relaciones internacionales.

Entre los sectores más afectados por el criminal bloqueo está la esfera de la salud pública, y por consiguiente todo el dispensario de medicamentos e instrumental asistencial

Es incalculable el daño, sufrimiento y dolor que ocasiona a los pacientes, incluso niños, así como a sus familiares el no poder contar, en muchas oportunidades con la medicina adecuada para la atención de una enfermedad, o como el costo de ese medicamento se incrementa el doble, el triple o más en mercados menos asequibles por lejanía, o por que personas inescrupulosas se aprovechan de eso.

Cuba denunció en la tercera Comisión de la Asamblea General de la ONU, esa situación en que la representante diplomática de la Mayor de las Antillas Lisandra Astiasarán señaló que estimados muy conservadores cifran en alrededor de 39 millones de dólares los daños provocados al sector de la salud en el último año por la unilateral medida.

Entre los centros afectados aparece, el Cardiocentro Pediátrico “William Soler”, en La Habana, al cual se le dificulta adquirir oxido nítrico, gas fabricado por compañías estadounidenses y europeas, que se utiliza en el tratamiento a los niños con crisis pulmonares y sometidos a trasplantes.

Los pocos productos que son autorizados, para cubrir la imagen ante el mundo, sufren un procedimiento maquiavélico de control y regulaciones atendiendo a disposiciones dictadas por consideraciones de seguridad nacional, o vinculadas a la industria de la biotecnología. Como política, no se autoriza la venta de tecnología de punta en ese sector.

No obstante Cuba mantiene niveles muy favorables en materia de salud, por ejemplo la tasa de mortalidad infantil ronda los cinco por cada mil nacidos vivos, desarrolla campañas de vacunación contra 13 enfermedades transmisibles, brinda atención especializada a niños con determinadas discapacidades, además del incremento de las expectativas de vida en cada cubana y cubano.

Esas son verdades que el Imperio no podrá negar jamás, heridas que el pueblo en la Isla ha padecido por más de 50 años , pero que por cada una de ellas surte el honor y la dignidad de permanecer fiel a la opción social escogida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s