EL REY CUBANO DEL CERO HIT, CERO CARRERAS


Con ese apelativo pasó a la historia de la pelota cubano, el lanzador camagüeyano, Juan Pérez Pérez quien a su paso por los diamantes beisboleros, dejó una estela de calidad y resultados que lo engrandecieron como gloria del deporte en el país.

Pero vayamos a los orígenes de esta leyenda quien con su partida se convierte en figura mítica en el arte del pitcheo en la Isla por sus resultados, récords, y la velocidad de sus lanzamientos contribuyen a levantar esa historia.

El 18 de septiembre de 1951 en el caserío del entonces central “Lugareño”, vio la luz Juan Pérez, jamás sus padres Benito y Ana Esther, imaginaron que aquel crío a quienes familiares y vecinos del lugar apodaron como “Musuco”, llenaría de alegría y felicidad a no solo a ellos sino a millones de cubanos con las soberbias demostraciones brindada desde el montículo.

En esa localidad del norte camagüeyano inicia sus primeros pasos como jugador guiado por los entrenadores Roberto Prada y Ángel Galiano y tiempo después es descubierto y traído a la ciudad de Camagüey por Gabriel Adán (Mola), quien ve en el muchacho condiciones excepcionales para convertirse en un serpentinero de calidad.

Por los años ´60 del siglo XX ingresa en la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar, interviene en los Juegos Escolares Nacionales, donde dio dos juegos de cero, hit, cero carreras, así como en los Campeonatos juveniles, mientras que en 1967 debuta en la VII Serie Nacional con el equipo Granjeros dirigidos que estuvo dirigido por René Massip.

A su paso por el béisbol grande Pérez Pérez, logró la hazaña de propinar tres juegos de cero hit, cero carreras, el primero en la XII Serie el 22 de febrero de 1973 en el estadio “Cándido González Morales” de la propia ciudad de Camagüey ante el equipo Serranos, el 25 de abril de 1974 repetiría la hazaña en el parque “Guillermón Moncada” de Santiago de Cuba contra el conjunto Oriente y el último el 19 de enero de 1975 contra Citricultores de Matanzas, en la capital agramontina.

En las 11 campañas en que participó ganó 89 de los 167 juegos que inició con solo 58 derrotas y salvó ocho de los 61 partidos relevados, dio 25 lechadas, además solo permitió 20 cuadrangulares en 1 301 entradas, al que menos le han conectado entre los que han lanzado más de 1 000 episodio de actuación, el averaje ofensivo de los bateadores frente a él fue de 192, tercero con un excelente promedio de carreras limpias de 1,86 además de participar en los dos únicos títulos alcanzado por Camagüey en el béisbol revolucionario.

Su consagración, que le merece un puesto entre los inmortales del béisbol cubano fue la noche del 29 de noviembre de 1973 en el campeonato Mundial celebrado en Cuba, cuando en un abarrotado estadio Latinoamericano de La Habana, dejó sin hit, y sin carreras a la selección de Venezuela.

Al concluir la faena fue sacado en hombros por sus compañeros y el público delirante, emocionado por la magnífica faena del lanzador camagüeyano.

Su mayor sorpresa se produciría en el “clubhose”, cuando en minutos llegó el comandante en Jefe Fidel Castro a felicitarlo personalmente, un recuerdo de aquel encuentro es el reloj que el líder de la Revolución le regaló y que el conservó toda la vida como el mejor de sus trofeos personales.

Internacionalmente participó además en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de República Dominicana de 1974 y en los Panamericanos México ´75, además de topes contra selecciones de Japón, allá en la tierra del Sol Naciente, y en otros países.

Después dejar el béisbol activo, lamentablemente las autoridades encargada de ello no organizaron el retiro oficial que merecí su brillante ejecutoría, prestó sus conocimientos en el desarrollo del béisbol camagüeyano y también e Italia y Panamá donde colaboró.

Su reciente desaparición física deja un vació de amistad y compañerismo que como dice la canción, “no lo puede llenar llegar la llegada de otro amigo”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en béisbol, Camagüey, Cuba, deporte y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s