EDUCACION ARBOL DE LOS SUEÑOS


El concepto martiano de: “Ser culto es el único modo de ser libre”, sirvió de inspiración a una de las campañas más digna y noble que ha emprendido el proceso revolucionario cubano en el poder desde hace 54 años.

En septiembre de 1960 el líder máximo de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz proclamaba en la Asamblea General de las Naciones Unidas:

“Cuba será el primer país de América que a la vuelta de algunos meses pueda decir que no tiene un solo analfabeto… “.

Como puntos de referencia para el análisis de la Campaña de Alfabetización hay que tener en cuenta la situación social del país antes de 1959, donde la tasa de analfabetismo, según fuentes de la época, era de un 11 por ciento en zonas urbanas y hasta el 41 por ciento en el área rural.

Aunque estas eran las cifras registradas, y no muy confiables por las deficiencias estadísticas de los gobiernos de la República mediatizada, hay que tener en consideración también la gran cantidad de analfabetos funcionales, quienes apenas cursaban hasta el segundo ó tercer grado de escolaridad.

Tras la alborada del Primero de Enero entre las primeras medidas en favor de la población fue la de llevar la enseñanza a todas partes de la Isla y Camagüey no fue obviada en la ejecución de esa impresionante obra que ha trascendido en el tiempo hasta nuestros días.

Miles de adolescentes, jóvenes y adultos inundaron de saber e ideas la ciudad y el campo, no quedó, ni en el más recóndito sitio de la geografía nacional lugar hasta donde la alfabetización no llegará.

Cinco décadas más tarde la experiencia de la alfabetización, de acuerdo al modelo cubano, ha encontrado espacios en otras tierras del mundo, con el programa “Yo si puedo”, expresión de la lucha contra este flagelo que afecta a más de 700 millones de personas en el mundo.

El método es una alternativa flexible, muy económica, dinámica, participativa, la cual facilita la continuidad de estudios.

La propuesta cubana ha enseñado a leer y escribir a más de dos millones de seres humanos en varios países, entre ellos la República Bolivariana de Venezuela, México, Bolivia, Colombia y Nicaragua.

Pero, el proyecto también puede llegar a otras naciones cuya lengua madre no es español, Haití es un ejemplo de las posibilidades que permite su instrumentación atendiendo a políticas y estrategias implementada que cuenta como soporte esencial la televisión y a un sistema de formación intensiva y permanente.

Esta Campaña que en Cuba hace más de 50 años fue un acto de toda la justicia social que la Revolución trajo para el pueblo y que se llevó a cabo a lo largo y ancho del país, hoy avanza por el planeta como expresión genuina de solidaridad y cooperación entre las naciones del Sur.

La revolución educacional, que partió de la Campaña de Alfabetización que se llevó a cabo en la Mayor de las Antillas, tiene en la Universalización de la Enseñanza su punto más elevado, fue y es una batalla por la cultura con plena vigencia hacia la conquista de un pueblo cada vez más culto.

Los cubanos con ese acto, cumplen con sinceridad, amor y desvelos con el ideario de José Martí, el Héroe Nacional, en el sentido de todo hombre tiene el derecho al nacer hacer educado y más tarde contribuir a la educación de sus semejantes.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camagüey, Cuba, educación y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s